Rusia exige a Reino Unido que retire a más de 50 diplomáticos

Se trata de la respuesta a la expulsión de más de 150 diplomáticos rusos de Estados Unidos y otros países, entre ellos miembros de la Unión Europea a raíz del ataque químico en contra del ex espía Serguéi Skripal.

AFP

Rusia advirtió el sábado a Reino Unido que debe retirar a más de 50 diplomáticos del país, en un nuevo episodio de la crisis entre Moscú y Occidente por el envenenamiento de un exespía ruso en Inglaterra.

Esta nueva medida se produce después de que 23 diplomáticos británicos abandonaran Moscú, y que en represalia el gobierno británico pidiese a sus aliados que expulsasen también a diplomáticos rusos.

"Rusia sugirió paridad. La parte británica tiene más de 50 personas más", afirmó a la AFP la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, María Zajárova.

(Le puede interesar: Vladimir Putin gana elecciones de forma aplastante)

El viernes Moscú convocó al embajador británico Laurie Bristow y dio un mes de plazo a Londres para que reduzca su número de diplomáticos al mismo nivel que tiene Rusia en el Reino Unido

En Londres, una portavoz del Foreign Office declaró el sábado que se "estudian las implicaciones" de las medidas anunciadas por Moscú.

Por su lado, el ministerio ruso de Relaciones Exteriores había indicado el viernes que se remitió al embajador británico en Rusia, Laurie Bristow, una nota de protesta en relación con "las acciones provocadoras e infundadas de la parte británica, que ha sido la instigadora de la injustificada expulsión de diplomáticos rusos por parte de varios Estados".

El pulso diplomático entre ambos países vivió un nuevo episodio este sábado con el registro policial de un avión de la aerolínea rusa Aeroflot en un aeropuerto londinense.

El avión fue inspeccionado por la policía fronteriza y luego fue autorizado a continuar su viaje, explicó el gobierno británico. La embajada rusa calificó el registro de "nueva y flagrante provocación".

- Masiva ola de expulsiones -

En la mayor oleada de expulsiones de los últimos años, más de una veintena de naciones -incluidos Estados Unidos, países miembros de la Unión Europea y de la OTAN- anunciaron la expulsión de más de 150 diplomáticos rusos en solidaridad con el Reino Unido por el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo en Inglaterra.

Reino Unido ha acusado de ese envenenamiento a Rusia, que ha negado reiteradas veces estar implicada en el caso.

Ese envenenamiento ha provocado que en total unos 300 diplomáticos, de ambas partes, fueran obligados a dejar los países donde estaban destinados.

Más de 150 diplomáticos rusos fueron expulsados por Estados Unidos y otros países, entre ellos miembros de la Unión europea.

Como represalia, Moscú ha tomado medidas idénticas contra cerca de 140 diplomáticos.

Los 60 diplomáticos rusos expulsados de Estados Unidos volverán este sábado a Rusia, según el embajador ruso en Washington, Anatoli Antonov, citado por la agencia estatal Tass.

Según Antonov, un total de 171 personas --los diplomáticos rusos supuestamente "espías" y sus familias-- prevén dejar Estados Unidos.

Para esa evacuación, el gobierno ruso ha despachado dos aviones, uno de los cuales hará una escala en Nueva York para recoger a 14 familias, según dijo Antonov citado por Tass.

Según imágenes de los medios estadounidenses, un avión del gobierno ruso se hallaba en la pista del aeropuerto Tulles de Washington, aparentemente listo para llevarse a los diplomáticos expulsados y su familia.

Lea más: Descifrando a Putin: el enigmático líder de Rusia

En el ámbito bilateral entre Londres y Moscú, el gobierno británico había expulsado a 23 diplomáticos rusos y suspendido los contactos bilaterales a alto nivel.

En respuesta, Rusia expulsó a 23 diplomáticos británicos, cerró el consulado británico en San Petersburgo y cesó las actividades del British Council.

- Acceso consular -

Por otro lado, Reino Unido estudia la petición de Rusia de obtener un acceso consular a Yulia Skripal, envenenada con un agente neurotóxico junto a su padre.

El hospital de Salisbury, en el suroeste de Inglaterra, donde está siendo tratada Yulia Skripal, de 33 años, informó el jueves que su estado de salud mejoraba "rápidamente". La BBC afirmó que está consciente y puede hablar.

Su padre, Serguéi Skripal, de 66 años, sigue en estado crítico pero estable.