Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 12 horas
El nuevo presidente de Francia y su esposa

Salir con una mujer mayor te puede llevar a la Presidencia

La historia de amor de Emmanuel Macron y Brigitte Trogneux, 24 años mayor que él, jugó un rol determinante en las elecciones.

Emmanuel Macron y su esposa, Brigitte Trogneux, son los nuevos anfitriones del Elíseo. /

El nuevo presidente de Francia apareció sin camisa y mostrando los abdominales en la portada de la revista Garçon, una publicación bimensual dirigida a la comunidad LGBTI. “Coming out” (“Saliendo del clóset”), decía el titular que acompañaba la imagen. La revista empezó a circular días antes de las elecciones del domingo, en las que Emmanuel Macron representó al centro de la política de su país y le ganó a la candidata de ultraderecha Marine Le Pen, convirtiéndose así en el nuevo líder de los franceses y, de paso, en la esperanza de los liberales del mundo, después de los resultados del Brexit y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos.

Las críticas que le llovieron a la publicación obligaron a los periodistas a confirmar lo que para muchos era obvio: que se trataba de un fotomontaje y que no tenían intenciones más allá del humor. Sin embargo, no fue chistoso para Macron y su equipo. Desde el comienzo de la campaña, sus adversarios políticos agarraron su matrimonio como caballito de batalla.

La derecha francesa no creyó viable que un hombre de 39 años se interesara genuinamente en una mujer 24 años mayor. Creyeron que ese aspecto de su vida personal debilitaría su imagen ante la gente. Primero, se burlaron. Las redes sociales se llenaron de comentarios que pretendían infantilizar a Macron, mostrarlo como un hombre sin carácter. Le Pen le dijo en un debate que con ella no jugara a “la maestra y al alumno”, que ese no era su estilo, sugiriendo así que Macron es inmaduro, que es un niño de colegio. Después, cuando eso se revirtió en su contra, dijeron que Macron es gay y que su matrimonio no es más que una pantalla para ocultar su gusto por los hombres. Tampoco funcionó. Macron le ganó con fuerza a Le Pen y ahora es el presidente más joven en la historia de Francia.

Según Bryon Wolf, columnista de CNN, Francia es una sociedad que tiende a ser abierta y libre cuando se trata de amor y sexualidad, situación que favoreció a Macron. De hecho, su matrimonio, en lugar de perjudicarlo, lo ayudó a ganar: “Nadie con un matrimonio semejante habría podido llegar a la Presidencia de Estados Unidos”. Curiosamente, el presidente de EE. UU. le lleva a su actual esposa casi los mismos años que Macron y Brigitte Trogneux, pero eso no es escandaloso. Ese ha sido, históricamente, el orden de las cosas.

Uno de los ejemplos más llamativos es el de Michel Temer, presidente de Brasil, que está casado con Marcela Temer, 43 años menor.

Los expresidentes franceses también tienen su récord de casarse con mujeres más jóvenes que ellos. François Hollande se divorció de su primera esposa, con quien tuvo cuatro hijos, y después se involucró con dos mujeres muy jóvenes. Nicolás Sarkozy se divorció después de ser elegido presidente y más adelante se casó con Carla Bruni, modelo y actriz 13 años menor.

La prensa rumora que estos matrimonios han sido arreglados, o forzados, especialmente el de Donald y Melania Trump. Vanity Fair publicó un artículo analizando las señales de incomodidad que ella mostró durante la ceremonia de posesión de su marido. Sugiere que no quiere estar ahí, pero le toca.

La historia de amor de Macron y Brigitte Trogneux confrontó esta tendencia. Se conocieron cuando Macron tenía 16 años y ella 39. Era su profesora de teatro en la escuela, casada y con tres hijos. Los papás de Macron lo mandaron de viaje para evitar el romance que empezaba entre ambos. Pero cuando ella se separó y él se convirtió en adulto, se reencontraron en París y se casaron. Hoy, los hijos de Trogneux, de la misma edad de Macron, trabajan con él en su campaña.

Una abrumadora mayoría de franceses, el 66,06 % de los votantes, entiende que una relación de este estilo demuestra que su presidente es un hombre diferente, que rompe con los estereotipos. Lo dijo él mismo, después de salir electo: “La persona con la que usted vive debe poder tener un papel y que sea reconocido”, seguramente pensando que el rol de la primera dama no está regularizado. “Voy a acabar con la hipocresía francesa”, remató.