"Se me condenó anticipadamente": presidente de Perú ante eventual destitución

A través de un recurso jurídico, Pedro Pablo Kuczynski busca frenar el proceso de destitución que debatirá este jueves el Congreso, tras ser acusado de haber ocultado que recibió millonarios pagos por asesorías a Odebrecht.

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, presentó este miércoles un recurso judicial contra el Congreso a fin de detener el proceso de destitución que se debatirá este jueves, argumentando que fue "anticipadamente" condenado. (Lea: ¿Pueden destituir al presidente de Perú? Acá le explicamos)

En el recurso el mandatario solicita que se "repongan las cosas al estado anterior de la violación de sus derechos constitucionales y así se deje sin efecto la admisión del pedido de vacancia presidencial" por parte del Congreso.

"Ya se me condenó anticipadamente", dice el recurso de amparo presentado por Kuczynski, dirigido al juez especializado en Derecho Constitucional de Lima.

"En ningún momento (el presidente) fue citado a declarar ante la Comisión Lava Jato del Congreso para responder sobre la información que lo involucraba con la empresa Odebrecht", argumenta el recurso, cuyo texto fue reproducido por medios peruanos.

Odebrecht, envuelta en pago de sobornos en América Latina, admitió la semana pasada que pagó casi cinco millones de dólares por asesorías a empresas vinculadas a Kuczynnski entre 2004 y 2013, desencadenando una crisis que tiene a Kuczynski a punto de ser destituido, al cabo de 17 meses en el poder.

Del total pagado, 782.000 dólares fueron abonados a Westfield Capital, firma de Kuczynski, cuando se desempeñaba como ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006). Otros 4,05 millones fueron para First Capital, empresa de un exsocio para la que trabajó.

Kuczynski dijo que como la comisión investigadora del Congreso no lo ha escuchado, tuvo que ofrecer una conferencia de prensa en la que se mostró "dispuesto a esclarecer ese tema".

El mandatario de centroderecha de 79 años señala que la comisión "soslayó su disposición de aclarar y motivó que el Parlamento debata la vacancia presidencial por incapacidad moral permanente sin prueba determinante alguna", propuesta que el Congreso "admitió autoritariamente".

"Todo esto demuestra que la vacancia solicitada y la aprobación es injustificada, pero la mayoría del Congreso no quiere escuchar siquiera al suscrito ni me permite aportar pruebas que demostrarán que no tengo responsabilidad alguna y que he actuado correctamente", indica el presidente.

Se espera que en las próximas horas el poder judicial resuelva si admite el recurso presentado por el presidente.