Sepultan a indígena asesinada por militares hace 35 años en Guatemala

Inocenta Ortiz fue secuestrada junto con su hijo de un año el 27 de febrero de 1982 por el ejército, que los asesinó días después en la comunidad San Juan la 15, al norte de la capital guatemalteca.

AFP

Los restos de una mujer indígena y su bebé fueron sepultados en una remota comunidad al norte de Guatemala, 35 años después de que fueron asesinados por militares durante la guerra civil (1960-1996), informaron familiares.

Inocenta Ortiz fue secuestrada junto con su hijo de un año el 27 de febrero de 1982 por el ejército, que los asesinó días después en la comunidad San Juan la 15, al norte de la capital guatemalteca.

Una hermana de la víctima, Rufina Ortiz, dijo a periodistas que los restos fueron exhumados en 2015 por el Centro de Análisis Forense y Ciencias Aplicadas (CAFCA).

Ortiz asegura que su hermana fue acusada falsamente ante el ejército de pertenecer a la guerrilla y por eso la asesinaron cuando tenía 34 años junto a su pequeño hijo.

"Descanse en paz, Inocenta Ortiz Siana. Nació: 28 de diciembre de 1948, fue asesinada inocentemente por el ejercito de Guatemala el 4 de marzo de 1982, acusada de algo que no debía", reza una lápida colocada en un rústico panteón del cementerio local.

Un sobrino, Ismael Ortiz, recordó que Inocenta dejó a cinco hijas huérfanas, quienes se separaron al ser adoptadas por distintas personas debido a que ningún familiar les dio refugio por temer amenazas de muerte de los militares.

Marcela García (48), también hermana de la víctima, comentó que cuatro de las hijas se reencontraron en 2012, 30 años después de la tragedia, mientras que una de ellas no ha sido ubicada.

Dos de las hijas pudieron asistir al funeral y aprovecharon para demandar al Estado de Guatemala una justicia integral.

Guatemala vivió una guerra de 36 años que finalizó el 29 de diciembre de 1996, dejando 200.000 muertos o desaparecidos, en su mayoría responsabilidad de los aparatos del Estado, según un informe de la ONU.

 

últimas noticias

De esta carne no comerás