"Si Canadá no acepta la basura, la arrojaremos dentro de sus aguas": gobierno de Filipinas

Filipinas lleva años reclamando al gobierno canadiense que retire 2.000 toneladas de basura que una compañía privada exportó al país asiático por error en 2013 y 2014. Ahora, el presidente Rodrigo Duterte amenaza con empezar una guerra si no se soluciona la situación.

Un grupo de personas se manifiesta este martes, en la Embajada de Canadá en Makati, al sur de Manila (Filipinas). EFE

Desde el pasado 15 de mayo, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, le había advertido a su homólogo canadiense, Justin Trudeau, que no se quedaría con los brazos cruzados  respecto a los contenedores de basura que Canadá envió a su país por error en 2013 y 2014. 

Como represalia por esa demora, Filipinas retiró ese mismo día a su personal diplomático de Canadá, que se había comprometido a llevarse las 2.000 toneladas de basura que una compañía privada exportó al país asiático. 

(Le puede interesar: La guerra de la basura entre Filipinas y Canadá)

El portavoz presidencial, Salvador Panelo, anunció hoy que Duterte, "muy disgustado", ha ordenado la búsqueda de un contratista que lleve de vuelta la basura a Canadá, un gasto que finalmente asumirá el gobierno filipinino, aunque no especificó de qué partida saldrán esos fondos.

"Si Canadá no acepta la basura, la arrojaremos dentro de sus aguas territoriales, es decir, dentro de las doce millas náuticas de mar desde cualquiera de las costas del país", indicó.

El mandatario ya lanzó varios ultimátums al gobierno canadiense para que se llevara la basura e incluso el mes pasado amenazó con declararle la guerra.

Le puede interesar: Las bondades de reciclar en el mundo

De acuerdo con datos oficiales, 103 contenedores con 2.450 toneladas llegaron al país etiquetados como plásticos para reciclaje, pero las autoridades filipinas se dieron cuenta de que lo que venía era basura (pañales, desechos industriales, etc) y no material recicable y entonces declararon ilegal el envío. Como la empresa, con sede en Canadá, no tenía permiso de importación, el gobierno filipino decidió contactar a la administración canadiense. 

El conflicto de la basura ha motivado varias protestas diplomáticas por parte de Filipinas, pero el Ejecutivo canadiense se negó en su momento a actuar alegando que el envío de basura fue "una transacción privada", y no avalada por el gobierno, de la firma Chronic Plastics.

Tras la amenaza de guerra de Duterte, el gobierno canadiense aceptó llevarse de vuelta los contenedores de basura y asumir los gastos de transporte, pero todavía no han hecho nada al respecto.

Ver más: En 30 años tendremos 70% más de basura en el mundo

En 2013, las autoridades aduaneras de Filipinas confiscaron un centenar de contenedores de desechos procedentes de Canadá que, al no ser reclamados por nadie, dejaron pudriéndose en los puertos.

Alrededor de una veintena fueron trasladados al vertedero de Tarlac, al norte de Filipinas, ya que la mayor parte de los desechos no eran reciclables, pese a llegar catalogados como tales.

862011

2019-05-22T10:08:56-05:00

article

2019-05-22T11:01:04-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional con información de EFE

El Mundo

"Si Canadá no acepta la basura, la arrojaremos dentro de sus aguas": gobierno de Filipinas

91

3299

3390