Sigue tenso el ambiente en España por el referendo de Cataluña

El gobierno catalán acusa a la UE de "aprobar" las acciones de Madrid.

AFP

La posición de las instituciones europeas representa veladamente una "aprobación" a las actuaciones de Madrid para intentar frenar la celebración el domingo de un referéndum de independencia prohibido por la justicia española, indicó este jueves el responsable catalán de Relaciones Exteriores, Raül Romeva.

La cuestión sobre Cataluña se ha convertido en un tema recurrente en las ruedas de prensa diarias de la Comisión Europea, cuyos portavoces reiteran a cada pregunta su posición que es considerar el reto independentista en esta región como un asunto interno de España.

"Respetamos el orden jurídico constitucional de España. No tenemos ningún otro comentario que hacer sobre esta cuestión", reiteró este jueves el vocero del ejecutivo comunitario, Alexander Winterstein.

Pero tras las actuaciones del gobierno español para impedir el referéndum, como la detención de altos cargos del gobierno catalán o el envío de numerosos efectivos policiales, el responsable del gobierno catalán considera que la Comisión debería por lo menos haber llamado a "un diálogo político".

"No alzar la voz, ni llamar incluso a un diálogo político, como parece ser el caso hasta ahora, no es neutro. Esto se percibe en el Estado español como una aprobación de las acciones represivas", subrayó este jueves Romeva durante una rueda de prensa en Bruselas, con gran presencia de medios españoles e internacionales.

La Comisión, "como guardiana de los tratados" de la UE, "no puede decir que esto se trata de una cuestión interna", agregó, al recordar que el proyecto europeo está fundado en valores como "el respeto a la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos".

Romeva, en este sentido, aseguró que en España se vive "un ataque muy serio a las estructuras democráticas" y lamentó la "violación", en su opinión, de los derechos cívicos y una democracia que "degrada día a día" en este país del bloque.

El gobierno catalán querría que el ejecutivo comunitario mediara entre ellos y Madrid, indicó el dirigente catalán, quien mostró su disposición a iniciar un diálogo con el ejecutivo español y, al mismo tiempo, a continuar adelante con el referéndum, cuya celebración apoya "el 80%" de los ciudadanos catalanes.

"Si el domingo la mayoría vota no, lo aceptaremos (...), dimitiremos y convocaremos nuevas elecciones regionales", indicó. "Si el resultado es sí, obviamente lo aceptaremos" y "48 horas después de la publicación del resultado final, el parlamento hará una declaración de independencia", agregó.

El gobierno catalán considera que, más allá de la independencia, el referéndum representa una cuestión de democracia en España. Sin embargo, Madrid estima que Barcelona viola el Estado de derecho, al mantener la celebración de esta consulta suspendida por el Tribunal Constitucional español.

 

últimas noticias