Siguen las capturas por presuntos casos de corrupción en PDVESA

El domingo pasado, Nicolás maduró anunció que perseguiría la corrupción en la petrolera estatal.

AFP

"Vamos a hacer una reestructuración total de PDVSA, por eso anuncio para encabezar esta reestructuración (...) la designación del mayor general Manuel Quevedo como nuevo presidente de la industria petrolera, nuestra amada PDVSA y a la vez la designación de Manuel Quevedo como nuevo ministro de Petróleo y Energía del país", anunció Nicolás Maduro a comienzos de esta semana.

(Le puede interesar: Agencia S&P declara en default parcial a la petrolera venezolana PDVSA)

Los resultados de esa purga no se hicieron esperar. Operaciones desarrolladas por la Dirección de Contrainteligencia Militar (Digecim) "arrojaron la detención de Eulogio del Pino y Nelson Martínez", dijo el fiscal general, Tarek William Saab, a la prensa. Los capturados, ex ministro de Petróleo y el antiguo presidente de la petrolera estatal, ya habían sido separados de sus cargos al momento de su detención.

Tanto Del Pino como Martínez se alternaron en distintas épocas los cargos de ministro de Petróleo y presidente de PDVSA, y el primero fue la mano derecha de Rafael Ramírez, titular de la petrolera durante una década y uno de los más prominentes líderes del chavismo.

Ramírez, a quien la oposición acusa de ser el principal responsable de la corrupción y del deterioro de la industria petrolera, está en el centro de la polémica por versiones aún no confirmadas de que Maduro lo destituyó como embajador de Venezuela ante Naciones Unidas.

En la emisión del 26 de noviembre de “Domingos con Maduro”, el programa de televisión del mandatario venezolano, el jefe de Estado se comprometió a purgar la corrupción en PDVSA. Las declaraciónes de Maduro después de que se descubrieran irregularidades en Citgo, la mayor filial de PDVSA en EE.UU.

(Lea también: PDVSA, la joya petrolera venezolana que perdió su brillo)

Según las denuncias del fiscal Saab, los directivos de la filial habrían realizado tratos por 4 mil millones de dólares a espaldas del ejecutivo venezolano. Por el caso fueron detenidos seis de sus directivos, entre los que habría algunos con doble nacionalidad (venezolana y estadounidense) y el presidente de la filial, José Ángel Pereira Ruimwyk.

"Me parece extraño que el encargado de negocios de la Embajada de EE.UU. (esté) desesperado por defender a estos bandidos corruptos de cuatro suelas", indicó.

El pasado viernes, un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. confirmó a Efe que la Embajada de ese país en Caracas había pedido a las autoridades de Venezuela que permitan "acceso consular" a todos los nacionales estadounidenses detenidos en ese país.

El funcionario, que requirió el anonimato, respondió así al ser preguntado si esa solicitud se había hecho en relación con algunos directivos de Citgo, detenidos esta semana que tienen la nacionalidad estadounidense, como aseguraban algunas informaciones de prensa.

El gobierno le atribuye a la corrupción en PDVESA la caída en la producción petrolera del país. La empresa petrolera aporta 96% de las divisas en Venezuela.