Sri Lanka: un espiral de violencia que no da tregua desde los atentados de Pascua

Nuevos casos de violencia se han presentado en la isla, según autoridades, “en represalia” por los atentados bomba a iglesias y hoteles de lujo el pasado domingo de Pascua. Turbas de cristianos atacaron negocios y mezquitas musulmanas, obligando a las autoridades a decretar toque de queda nocturno en todo el país.

La isla de Sri Lanka se encuentra bajo estrictas medidas de seguridad tras la escalada de violencia en represalia por los atentados bomba.AFP

Un musulmán murió en Sri Lanka este lunes, informó la policía tras imponer el toque de queda en todo el país para frenar las represalias por los atentados contra iglesias y hoteles del pasado domingo de Pascua.

(En contexto:Sri Lanka: sangriento domingo de resurrección)

El hombre de 45 años murió poco después de su admisión en un hospital en la ciudad de Puttalam (noroeste) durante los disturbios anti-musulmanes que comenzaron el domingo en la zona, dijo un funcionario policial a la AFP.

"La muchedumbre lo atacó con armas blancas en su taller de carpintería", añadió la fuente. "Esta es la primera muerte de los disturbios".

(Le puede interesar: El perfil de los terroristas de Sri Lanka: ricos y con alto nivel educativo)

Su muerte se conoció después de que las autoridades decretaran un toque de queda nocturno en todo el país y se ordenara a la policía usar la fuerza máxima para lidiar con los alborotadores, es decir, turbas de personas que incendiaron tiendas y vehículos de propiedad musulmana.

Fuentes oficiales dijeron que el toque de queda tenía como objetivo evitar una mayor escalada de la violencia, pero la policía no dijo por qué se extendió la medida a todo el país de 21 millones de personas.

Inicialmente, en los distritos de Puttalam, Kurunegala y Gampaha, cerca de Colombo, se pidió a la población permanecer en lugares cerrados después de que una turba liderada por cristianos atacara varios negocios y mezquitas de musulmanes el domingo y el lunes.

(Le recomendamos: El largo conflicto que Sri Lanka intentó superar)

"El toque de queda en los tres distritos se levantará a las 6H00 am del martes, mientras que en el resto del país, se impondrá un toque de queda desde las 9H00 pm hasta las 4h00 am", aseguró la policía en un comunicado.

Las autoridades también informaron que hubo incidentes esporádicos de turbas que arrojaron piedras e incendiaron motocicletas y automóviles de musulmanes. En la ciudad de Hettipola, al menos tres tiendas fueron incendiadas.

La policía y los militares reprimieron con gases lacrimógenos a cientos de manifestantes en al menos seis ciudades el lunes en la mañana.

"Varias tiendas han sido atacadas", dijo un oficial de policía a la AFP. "Cuando la multitud intentó atacar mezquitas, disparamos al aire y usamos gas lacrimógeno para dispersarlas", agregó.

(Ver más: ¿De dónde salió el grupo islamista acusado de atentados en Sri Lanka?)

"Hay un fuerte elemento político en los disturbios de hoy. Hay personas que tratan de sacar capital político de esta situación", indicó la misma fuente.

Por el momento no ha habido informes inmediatos de víctimas o arrestos, dijo la policía.

El pasado 21 de abril, Domingo de Pascua, una serie de atentados suicidas reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI) en Sri Lanka dejaron 253 muertos en hoteles de lujo e iglesias católicas.

Desde entonces decenas de personas han sido detenidas y tanto las escuelas católicas como públicas, al igual que las iglesias se encuentran bajo fuertes medidas de seguridad.

Los musulmanes representan alrededor del 10% de los 21 millones de habitantes de Sri Lanka, un país de mayoría budista, y los cristianos el 7,6%.