Tensión entre Italia y Francia por los más de 600 migrantes del barco Aquarius

El barco de migrantes que se dirige a España, tras haber sido rechazado por Italia y Malta, ha generado una serie de ataques verbales entre el líder de La Liga Norte, Matteo Salvini y el presidente francés, Emmanuel Macron.

AFP

Las cosas están calientes entre Italia y Francia. El barco Aquarius que rescató más de 600 migrantes puso a ambos gobiernos en un debate verbal que puso en la cuerda floja el encuentro que estaba programado entre sus primeros ministros. Y es que ahora que empieza el verano la situación migratoria se pone especialmente sensible. Mientras Emmanuel Macron expresó su desacuerdo por la decisión italiana de rechazar el barco proveniente de Libia, Italia se quejó por la falta de interés y de ayuda histórica que ha recibido con este tema. 

Desde 2013, han llegado más de 700.000 migrantes a las costas italianas. Es por eso que la campaña política que hicieron los ganadores de los comicios pasados, el Movimiento 5 Estrellas y La Liga Norte, se basó en la premisa de endurecer las medidas migratorias. 

El ministro de Interior italiano y presidente de la Liga (extrema derecha) Matteo Salvini dijo este miércoles que si Francia no se disculpa de forma "oficial" más valía anular la reunión prevista entre el presidente francés Emmanuel Macron y el jefe de gobierno italiano Giuseppe Conte.

(Le puede interesar: Los países que se negaron a recibir más de 600 migrantes en el mediterráneo. ¿Por qué?)

"Si no llegan las disculpas oficiales, el primer ministro Conte haría bien en no ir a Francia" para esta cumbre prevista el viernes, declaró Salvini.

Macron criticó el martes el "cinismo" y la "irresponsabilidad" de Roma, que rehusó acoger el barco "Aquarius" con más de 600 migrantes a bordo, mientras que el portavoz de su partido La República en Marcha, Gabriel Attal, declaró que la posición de Italia era "vomitiva".

"El gobierno italiano considera inaceptables las palabras utilizadas en las declaraciones de ayer en París", agregó el miércoles el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Enzo Moavero Milanesi, en un comunicado luego de convocar por la mañana al embajador de Francia en Italia.

A la convocación italiana acudió la segunda en jerarquía en la legación diplomática, Claire Anne Raulin, ya que el embajador no se encuentra en Roma. Según Moavero, esas declaraciones "comprometen las relaciones entre Italia y Francia".

Por su parte, el ministerio francés de Relaciones Exteriores publicó un comunicado diciendo que Francia está "comprometida con el diálogo y la cooperación" con Italia en la gestión de la crisis migratoria.

"Somos perfectamente conscientes de la carga que la presión de la migración está ejerciendo sobre Italia y los esfuerzos que está realizando este país", dijo el portavoz del ministerio francés vocero en una declaración escrita.

"Ninguna de las observaciones formuladas por las autoridades francesas, ha puesto esto en duda", agregó.

Ahora el Aquarius se dirije a Valencia, donde el gobierno del presidente español, Pedro Sánchez aceptó recibirlo. La preocupación crece por los migrantes provenientes de África que buscan llegar a las costas europeas. La directora general de SOS Méditerranée advirtió su temor de que inmigrantes mueran ahogados en el Mediterráneo debido a la ausencia del "Aquarius" en la zona en el que el barco de rescate habitualmente patrulla.

"Mientras que el 'Aquarius' va a recorrer 1.500 kilómetros para dejar a los migrantes en Valencia, ¿Qué va a pasar en la zona de naufragio?", se interrogó Sophie Beau en una conferencia de prensa en Marsella (sureste de Francia), donde está la sede de esta oenegé europea.

Beau apuntó que el periplo del "Aquarius", apoyado por dos embarcaciones italianas para llevar a 629 migrantes - en mayoría africanos - hasta el puerto español, deja un gran vacío frente a las costas libias, en donde cada día docenas de personas se lanzan al mar en pequeñas embarcaciones con el objetivo de llegar a Europa.

(Puede leer: España decidió la suerte de barco con migrantes varado en el Mediterráneo)

Además del "Aquarius", un barco de los guardacostas italianos, que hace parte de la flotilla que irá hasta Valencia, estará también ausente de la zona de rescate en los próximos días.

"Hay una ausencia de recursos cruciales para salvar vidas y con esto nuevas víctimas frente a nuestros ojos (...) son muertes anunciadas", denunció Beau.

El martes, según SOS Méditerranée, la oenegé alemana Sea-Watch y un barco estadounidense rescataron a 41 migrantes en el Mediterráneo, pero 12 perecieron. "Por lo general hay al menos 100 personas en cada embarcación neumática, por lo que no es imposible saber la magnitud de este nuevo naufragio".

El "Aquarius" anunció que retomará sus operativos de rescate en el Mediterráneo una vez que haya puesto a salvo a los 629 migrantes que tiene actualmente a bordo.