Tiroteo en una mezquita de Nueva Zelanda deja varias víctimas

La policía de la localidad neozelandesa de Christchurch anunció que había desplegado agentes para atender a reportes sobre un tiroteo en una mezquita de esa ciudad en la isla del Sur de Nueva Zelanda. Según fuentes, el tirador habría transmitido la masacre por Facebook Live. Hasta el momento se desconoce el número de víctimas.

/AFP

Un hombre armado entró hoy en una mezquita en la localidad neozelandesa de Christchurch, y disparó contra los feligreses causando un número indeterminado de víctimas, informó la prensa local.

Al menos cuatro personas habrían recibido disparos en el centro de culto, donde "hay sangre por todas partes", según dijo a Radio New Zealand un testigo desde el interior de la mezquita, donde se cree que había unas 300 personas.

La Policía ha bloqueado el centro de la ciudad, situada en la Isla Sur neozelandesa, y ha llamado a la población a permanecer confinada en sus casas.

(Le puede interesar: Lo que Brasil no aprendió de los tiroteos en Estados Unidos)

"Hay una situación muy seria y cambiante en Christchurch, donde hay un tirador. La policía responde con toda la capacidad para controlar la situación, pero el riesgo permanece extremadamente elevado", apuntó la policía en una nota divulgada en redes sociales.

Según reportes coindidentes, el equipo entero de cricket de Bangladesh se encontraba en la mezquita donde se registró el tiroteo, pero los jugadores lograron huir por un parque aledaño al edificio.

Además, en redes sociales circula un manifiesto donde un sujeto identificado como "Brenton Tarrant" se atribuye la autoría del tiroteo, el cual al parecer transmitió por un Facebook Live, y revela su admiración por  Trump y los motivos de la masacre. 

 

El comisionado de policía Mike Bush informó que todas las escuelas de Christchurch se encontraban bajo llave como respuesta a "un serio incidente con armas de fuego".

"La policía urge a las personas en el centro de Christchurch a que evite permanecer en la calle y que reporte cualquier comportamiento sospechoso", añadió.

Según un testigo, el asaltante llevaba casco, gafas y chaqueta militar, y utilizó un arma automática con la que realizó una veintena de disparos.