Tony Blair defiende el derecho de los británicos a retractarse del Brexit

El ex ministro pide que una vez conocidas cuales serán las condiciones de la salida, el pueblo pueda volver a votar sobre su permanencia en la Unión Europea.

Tony Blair fue primer ministro del Reino Unido entre 1997 y el 2007AFP

El lider laborista publicó una columna este jueves en la página del Tony Blair Institute for Global Change. En la misiva, el ex mandatario británico advierte que este año será la última oportunidad para "tener voz y voto a la hora de saber si la nueva relación con Europa es mejor que la actual".

Nadie desconoce que Blair es un fuerte opositor a que la isla salga de la Unión Europea, pues considera que "estaríamos cometiendo un error que el mundo contemporáneo no puede comprender y las generaciones futuras no podrían perdonar".

Blair asegura que no está haciendo un llamado a revocar dicha decisión tomada el  23 de junio de 2016, pero sí está reivindicando "el derecho a cambiar de opinión cuando conozcamos los términos de la nueva relación". (Lea también: Tony Blair pide rebelarse contra el Brexit).

El ex ministro asegura en su columna que no se trata de ir en contra de la opinión de los británicos, todo lo contrario, respeta la expresión de sus compatriotas en las urnas. Por ello pide que se vuelva a tomar una decisión basada en el conocimiento detallado de la informaicón sobre las consecuencias de lo que significará la separación de la Unión.

Gracias al Brexit, dice el ex mandatario, el crecimiento económico estará por debajo de las expectativas, "cerca de 1.5% en los siguientes 5 años". A lo que añade que este período de transición ya trajo consigo una disminución en el nivel de vida y la primer subida del desempleo en la isla desde hace 30 años.

Blair ve cuatro opciones en las que este nudo que ha provocado el Brexit hace ya dos años puede desatarse este 2018.

La primera de ellas es la que él más apoya, la de poder cambiar de opinión y permanecer en la confederación. El exmandatario plantea como segunda opción que podrían "abandonarse las estructuras políticas de la UE" pero mantenerse en el Mercado Único y la Unión Aduanera.

La tercera, un tanto más radical, salir de ambas estructuras pero negociar un acercamiento que mantenga las relaciones políticas con Europa y "las ventajas económicas actuales". (Lea también: La historia del informe que deja mal parado al Reino Unido por la guerra en Irak)

Y el caso más extremo "salir de las dos estructuras, hacer de la salida una virtud, negociar un Acuerdo de Libre Comercio básico y vendernos como "No Europa". Es sabido que el actual gobierno conservador parece inclinarse por la última de las soluciones de Blair. 

Pero para el ex líder miembro del partido laborista, es una opción democrática poner a consideración del voto el acuerdo definitivo dadas estas enormes consecuencias políticas y económicas que implicará la salida definitiva de la Unión Europea. Blair asegura que dará la pelea por el derecho a que se pueda cambiar de opinión, después de que se conozcan los acuerdos a los que llegue el gobierno de Theresa May con con la Unión. (Lea también: Lo que reportó la firma de Tony Blair).

El político inglés finaliza su columna asegurando que "el Brexit no es ni ha sido nunca la respuesta. Abramos un diálogo con los líderes europeos sobre las reformas necesarias, un diálogo que están muy dispuestos a tener ahora porque son conscientes de que el Brexit también es perjudicial para Europa, económica y políticamente".