Trabajadoras sexuales en Brasil piden vacunas contra el coronavirus por estar en “primera línea”

Noticias destacadas de El Mundo

Las trabajadoras sexuales de la ciudad brasileña de Belo Horizonte entraron en huelga esta semana para pedir que se les incluya entre los grupos prioritarios que reciben la vacuna contra el covid-19.

Miles de trabajadoras sexuales se ven afectadas por el cierre de los hoteles donde alquilan cuartos para prestar sus servicios en el centro de la ciudad, capital del estado de Minas Gerais; y muchas están teniendo que arriesgarse en las calles para buscar clientes.

Le puede interesar: Brasil, Uruguay y Argentina rompen récords diarios de muertes o contagios por coronavirus

“Estamos en la línea de frente, moviendo la economía, y estamos en riesgo, precisamos vacunarnos”, dijo a la AFP Cida Vieira, presidenta de la Asociación de Prostitutas de Minas Gerais (Aspromig), quien afirmó que unas 2.000 mujeres adhirieron al movimiento. Junto a otras trabajadoras, Vieira comandaba una protesta con pancartas en la calle Guaicurus, una ajetreada región de comercios y hoteles populares donde concentran sus actividades, paralizadas ahora por las restricciones a los servicios no esenciales para contener el virus.

“Deberíamos estar en el grupo prioritario porque tenemos contacto con varios tipos de personas y nuestras vidas están riesgo”, dijo a la AFP Lucimara Costa, trabajadora sexual.

Le puede interesar: El aislamiento de Brasil en la lucha contra el Covid-19

El gobierno federal definió como prioritarios en la vacunación a los trabajadores de la salud, los ancianos, los indígenas, las personas con comorbilidades y los profesores, entre otros grupos, que no incluyen a las trabajadoras sexuales. La proyección oficial prevé vacunar a las personas comprendidas en esas categorías prioritarias (unas 77 millones de personas) durante el primer semestre de 2021. Pero especialistas estiman que esa etapa podría extenderse hasta septiembre debido a la falta de dosis disponibles.

Brasil acumula 336.947 fallecidos desde el inicio de la pandemia. El Ministerio de Salud reportó 86.979 nuevos contagios de coronavirus este martes, con lo que el balance total de infectados se elevó hasta los 13.100.580, en momentos en que el país afronta la peor fase de la pandemia, con el sistema público de salud al borde del colapso.

Brasil es el segundo país con más fallecidos y casos confirmados, tan solo por detrás de Estados Unidos, aunque actualmente es el lugar del planeta donde más personas se mueren por covid-19, con un promedio en la última semana que supera los 2.500 decesos diarios. El anterior máximo diario de decesos por el coronavirus en el país fue el pasado 31 de marzo, cuando alcanzó 3.869.

Los datos confirman un agravamiento de la pandemia en este país de 212 millones de habitantes, donde la campaña de vacunación, que empezó el pasado 17 de enero, sigue a un ritmo lento, pues apenas ha recibido la primera dosis un 10 % de la población.

Le puede interesar: La crisis del coronavirus en Brasil es una advertencia para el mundo

Sao Paulo, el estado más rico y desarrollado de Brasil, con una población de 46 millones, similar a la de países enteros como Argentina o España, volvió a registrar este martes un nuevo récord diario de fallecimientos al llegar a los 1.389 en las últimas 24 horas. Casi el 90 % de las unidades de cuidados intensivos de la región paulista están ocupadas. Ante el crecimiento de los decesos, las autoridades locales se han visto obligadas a autorizar entierros nocturnos y contratar autobuses escolares para el traslado de los cadáveres.

Comparte en redes: