Tracia: la única región de Grecia que aplica la Sharia, ley que rige a los musulmanes

En una zona de Grecia, desde 1923, los asuntos familiares de la minoría musulmana se resuelven con la Sharia. El parlamento griego limitó su aplicación por primera vez.

AFP

Se trata de la región griega de Tracia, ubicada al norte del país. Allí, a diferencia del resto del país, la sharia se aplica en lugar del derecho de familia griego, siguiendo las disposiciones del Tratado de Lausana de 1923, que estipuló el traslado de todos los cristianos de Turquía a Grecia y de todos los musulmanes de Grecia a Turquía, con excepción de la minoría cristiana de Estambul y de la musulmana de Tracia.

(Le puede interesar: Todo lo que no pueden hacer las mujeres en Arabia Saudita)

El Tratado de Lausana obliga a los dos países a permitir a sus correspondientes minorías que arreglen los asuntos familiares "siguiendo sus costumbres".
Aunque la sharia fue abolida en Turquía en 1926, sigue en vigor para la minoría musulmana de Grecia, el único país de la Unión Europea donde se aplica.

Después de años funcionando de esa manera, el Parlamento griego aprobó hoy por amplia mayoría una ley que restringe la aplicación de la ley islámica, en ese territorio.

Todos los partidos del Parlamento, con excepción del neonazi Amanecer Dorado, respaldaron esta ley que, entre otros, elimina las competencias del muftí en asuntos familiares si una de las personas interesadas pide la aplicación del derecho de familia griego.

La ley islámica no se aplicaba a los matrimonios mixtos y a sus descendientes, por lo que la restricción solo afecta a parejas exclusivamente musulmanas.
Además, estipula que también los testamentos se regirán únicamente por el derecho de familia, salvo que el testador pida por escrito la aplicación de la sharía.

La iniciativa legislativa del Gobierno llega después de una denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos presentada en 2015 por una musulmana que después de enviudar no pudo heredar el patrimonio de su marido.

El Tribunal Supremo griego dio entonces la razón a los parientes del fallecido que exigieron un reparto del patrimonio conforme a la ley islámica.

En un comunicado, el primer ministro, Alexis Tsipras, afirmó que la nueva ley respeta las características particulares de la minoría musulmana, pero al mismo tiempo elimina injusticias del pasado que hacía que los ciudadanos de esta confesión no gozaran de las garantías legales y libertades individuales que disfrutan todos los ciudadanos griegos.