Tras triunfo independentista, Rajoy se niega a reunirse con Carles Puigdemont

El partido del jefe de gobierno español fue el gran perdedor en las elecciones parlamentarias del pasado 21 de diciembre en Barcelona.

AFP

"Nos hemos ganado el derecho a ser escuchados", Carles Puigdemont aseveró en un mensaje dirigido tanto a Madrid como a la Unión Europea, que a lo largo de la crisis independentista se ha mantenido al lado del gobierno español. En el mismo mensaje a la prensa, el destituido presidente de Cataluña manifestó su intención de reunirse con Mariano Rajoy, quien le apostó todo a las elecciones programadas el pasado 21 diciembre, en las que el independentismo apenas dejó escapar 2 de sus 72 escaños mientras Rajoy perdió 8 de los 11 diputados que su partido, el PP, tenía en el legislativo catalán.

(Le puede interesar: Puigdemont pide la suspensión del 155 tras los resultados electorales)

A pesar de eso, el presidente del gobierno español rechazó este viernes reunirse con el destituido presidente catalán, quien había sugerido una reunión fuera del territorio español.

Puigdemont se encuentra autoexiliado en Bruselas para evitar ser detenido por la justicia española, que lo acusa de rebelión, sedición y malversación por su papel en el desafío independentista, que culminó con una declaración unilateral de secesión el 27 de octubre.

"Yo con quien tendría que sentarme es con quien ha ganado las elecciones, que es la señora (Inés) Arrimadas", líder del partido Ciudadanos, dijo Rajoy a la prensa respondiendo. Los unionistas liberales de Ciudadanos fueron el partido con más votos, sin embargo, sólo superan al partido Puigdemont por un escaño en el Parlamento y, a diferencia de las fuerzas independentistas, no tiene aliados con los que conformar una coalición mayoritaria para poder gobernar.

El jueves, Carles Puigdemont fue reelecto diputado regional catalán como cabeza de la lista secesionista más votada, Juntos por Cataluña.

Rajoy insistió en que el nuevo ejecutivo catalán, sea del signo que sea, estará "bajo el imperio de la ley". Su gobierno, enfatizó Rajoy, ofrece "diálogo abierto, constructivo y realista", pero "siempre dentro de la ley".

(Lea también: Cataluña: de regreso al punto de partida)

El dirigente conservador dijo que "asume como propio todo lo que le pase al PP", sin explayarse más sobre la derrota que sufrió el pasado jueves. Al mismo tiempo descartó un adelanto electoral a nivel nacional, pese al claro debilitamiento de su partido a causa del resultado en Cataluña. En esa línea, recordó que la legislatura corre hasta mitad de 2020.

"La legislatura es para 4 años, porque a la gente no se le puede estar obligando constantemente a ir a las urnas", afirmó.

"El gobierno está gobernando tranquilamente, está viendo como la consolidación de la recuperación económica se está produciendo (...) No tengo ninguna intención de adelantar las elecciones", expuso.

 

últimas noticias

Inician proceso de cambio de gobierno en México

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump