Trump, el muro y los soñadores

El "muro" y el "¿Quién pagará el muro? México" fueron los principales mantras de campaña de Donald Trump que, un año después, sigue insistiendo en lo mismo.

Manifestaciones en contra de las medidas migratorias de Trump y en contra del muro. AFP

El presidente Donald Trump lo ha intentado por todos los medios desde que llegó a la Casa Blanca: construir el muro en la frontera con México. Sin embargo, los planes se han topado con una pared más compleja que el mismo muro. Primero, la financiación. No ha sido posible saber de dónde saldrá el dinero que financiará la megaobra. 

Primero dijo que lo pagaría el gobierno mexicano; luego que sería financiado con el dinero de los "bad hombres" (los narcotraficantes) y luego pidió una partida del presupuesto. Nada ha funcionado. 

Ahora el presidente está en negociaciones bipartidistas con el Congreso en las que insiste en vincular la solución a los jóvenes indocumentados del suspendido programa DACA (Acción diferida para los jóvenes llegados en la infancia) a medidas inaceptables para los demócratas como la dotación de 18.000 millones de dólares para construir el muro fronterizo con México.

Sin embargo, Trump insistió en que México pagará "de alguna forma" el muro fronterizo pese a haber pedido al Congreso 18.000 millones de dólares a lo largo de una década para su construcción.

(Le puede interesar: Los trazados para construir el muro)

"México pagará por el muro, tengo muy buena relación con México. Estamos negociando el TCLAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), veremos cómo va eso. Sí, México pagará de alguna forma por el muro, sí", afirmó en una rueda de prensa en el retiro presidencial de Camp David (Maryland).

El "muro" y el "¿Quién pagará el muro? México" fueron los principales mantras de campaña de Trump que, un año después, sigue insistiendo en ello desde la Casa Blanca pese a que las autoridades mexicanas se niegan absolutamente a hacer ese desembolso y los demócratas se oponen de manera tajante a su construcción.

El Gobierno ha pedido al Congreso 18.000 millones de dólares para el muro como una de las condiciones en la negociación de una solución migratoria a los jóvenes indocumentados del programa DACA conocidos como "soñadores".

Así lo anunció en un comunicado el líder negociador por parte de los demócratas, el senador Dick Durbin, poco después de que el diario Wall Street Journal diera la exclusiva con detalles sobre la propuesta.

Según el legislador, la Casa Blanca añadió a su lista de condiciones de octubre para la negociación migratoria una petición "de 18.000 millones anuales en fondos para la construcción del muro fronterizo".

Este jueves, Trump se reafirmó en su posición de que cualquier solución para los jóvenes del programa DACA (Acción Diferida para los llegados en la infancia) debe ir acompañada de fondos para el muro y otras condiciones, un requisito inaceptable para los demócratas.

Los 18.000 millones de dólares se destinarían, según el documento obtenido por CNN y el Washington Post, a la construcción de más de 1.126 kilómetros de nueva valla fronteriza y reemplazos de otras existentes.

(Le puede interesar: Un muro pagado por 'bad hombres')

A ese monto se suma la petición de 15.000 millones de dólares para personal adicional y formación, tecnología y carreteras de acceso, lo que da un total de 33.000 millones en seguridad fronteriza, el gran tema de campaña del ahora presidente Trump.

Si el Congreso accediera a adjudicar estos fondos, se trataría de una gran extensión de los 1.052,51 kilómetros de barrera actuales, arrojando un total de 1.609,34 kilómetros, alrededor de la mitad de la frontera suroeste, estiman los medios.

Trump anunció en septiembre pasado el fin del programa DACA, impulsado por el expresidente Barack Obama en 2012 y que protegía de la deportación a los jóvenes que llegaron al país de niños, pero dio al Congreso hasta el próximo 5 de marzo para encontrar una solución a su situación. 

¿Qué va a pasar con Daca?

Trump anunció en septiembre pasado el fin del programa DACA, impulsado por el expresidente Barack Obama en 2012 y que protegía de la deportación a esos jóvenes que llegaran al país de niños, pero dio al Congreso hasta el próximo 5 de marzo para que solucionara la situación migratoria de los "soñadores".

La oposición demócrata quiere aprobar una ley que proteja de la deportación a los 690.000 jóvenes que, hasta septiembre, estaban amparados por DACA, pero Trump ha vinculado cualquier acción en ese ámbito con la aprobación de sus prioridades en materia migratoria.

"Cualquier legislación sobre DACA tiene que asegurar la frontera con un muro, tiene que dar a nuestros agentes migratorios los recursos que necesitan para detener la inmigración ilegal y también para detener a las personas que se quedan más de lo permitido por su visado y, crucialmente, la legislación también debe detener la migración en cadena", dijo hoy Trump.

El mandatario se refiere con "migración en cadena" al proceso por el que los ciudadanos o residentes permanentes en Estados Unidos pueden ayudar a sus familiares a emigrar también al país.

"Necesitamos un muro físico en la frontera. Vamos a tener un muro (...) México está teniendo un tremendo problema con el crimen, y queremos mantener eso fuera de nuestro país", insistió Trump.

El gobernante demostró así que no se ha movido en su posición después de que altos funcionarios de la Casa Blanca se reunieran este miércoles con los líderes del Congreso, incluidos los jefes de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y en la Cámara Baja, Nancy Pelosi.

Schumer dijo antes de esa reunión que, si Trump no cedía en su demanda sobre el muro, dudaba de que pudieran llegar "a un acuerdo sobre DACA que sea aceptable para ambas partes".

En declaracionesen el pleno del Senado, el líder demócrata dijo que la reunión del miércoles había sido "un buen primer paso", pero aseguró que aún quedaba "mucho trabajo por hacer" para lograr un reemplazo para DACA, que idealmente iría de la mano de un acuerdo presupuestario que el Congreso debe aprobar antes del 19 de enero.