Trump: No debemos permitir que el Estado Islámico regrese a EE.UU.

Estados Unidos no debe permitir que los yihadistas del grupo Estado Islámico regresen o entren al país después de haber sido golpeados en el exterior, dijo este martes el presidente Donald Trump, horas después de un mortal atentado en Nueva York.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se pronunció a través de sus redes sociales.AFP

"No debemos permitir que el EI regrese, o entre, a nuestro país después de derrotarlo en el Medio Oriente y otras partes. ¡Suficiente!", tuiteó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después del ataque en Nueva York que las autoridades calificaron como un "acto terrorista".

 

 

Ocho personas murieron y más de una decena resultaron heridas este martes cuando el conductor de una camioneta arremetió contra ciclistas y peatones en el sur de Manhattan y luego se estrelló con un bus escolar en lo que las autoridades catalogaron como un "acto terrorista".

El ataque ocurrió a solo 800 metros del memorial del 11 de septiembre en el Bajo Manhattan, y cerca de dos escuelas y de un parque cuando niños ya se preparaban para celebrar el Día de Brujas disfrazados de Cenicienta, Batman o Harry Potter.

El atacante entró con la camioneta de alquiler blanca con un logo de la cadena de ferreterías Home Depot en el carril de bicicletas y peatones, atropellando a varias personas, y luego se estrelló contra un bus escolar.

El hombre salió de la camioneta sosteniendo dos pistolas falsas, antes de ser baleado en el abdomen por un agente, y fue detenido, explicó la policía de Nueva York (NYPD) en su cuenta en Twitter.

"Mis pensamientos -añadió Trump en un tercer mensaje-, condolencias y oraciones con las víctimas y las familias del ataque terrorista de Nueva York. ¡Dios y vuestro país están con vosotros!".

 

 

"Es un día muy doloroso para nuestra ciudad. Una horrible tragedia", dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

"Déjenme ser claro, basados en la información que tenemos a este momento, éste fue un acto de terrorismo y un acto de terrorismo particularmente cobarde", añadió.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que la ciudad "es un símbolo internacional de libertad y democracia". "Eso también nos torna un blanco para las personas que se oponen a esos conceptos, y hemos vivido esto antes", agregó.

Policías, bomberos y ambulancias rodearon la zona del atentado, a pasos del río Hudson, y bloquearon varias calles, mientras las sirenas tronaban y los helicópteros sobrevolaban el cielo del sur de Manhattan.