Trump quiere designar “sin demora” un nuevo juez de la Corte Suprema

Noticias destacadas de El Mundo

El presidente estadounidense busca un reemplazo inmediato para la vacante que dejó la jueza Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema. Según los precedentes, no se debería nombrar un nuevo juez en el máximo tribunal hasta que pasen las elecciones de noviembre.

Donald Trump aseguró este sábado que tiene la “obligación” de designar “sin demoras” un nuevo juez para la Corte Suprema de Justicia, tras el fallecimiento de la magistrada Ruth Bader Ginsburg el viernes por la noche.

Nombrar a los magistrados del alto tribunal es “la decisión más importante” por la que se elige a un presidente, tuiteó el mandatario. La oposición demócrata pide que no ejerza esa atribución antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

La Constitución de Estados Unidos le otorga al presidente la potestad de designar a los magistrados de la Corte, de nueve integrantes con cargos vitalicios. La aprobación de un candidato, sin embargo, recae en el Senado, hoy en poder de los republicanos con una mayoría de 53 sillas sobre 45 demócratas y dos independientes.

El líder de la bancada republicana, Mitch McConnell, ya dijo que organizaría una votación si el presidente hacía una nominación para llenar la vacante dejada por Ginsburg. Pero esta posición ha desatado una ola de fuertes críticas a los republicanos.

McConnell y otros senadores del Partido Republicano como Lindsey Graham se negaron a realizar en 2016 una audiencia con un candidato designado por el entonces presidente Barack Obama, alegando que la decisión de poner un nuevo juez no debería tomarse en plena campaña electoral. De permitir la elección de un juez, los republicanos estarían atentando contra el precedente que sentaron hace cuatro años.

Algunos legisladores republicanos considerados moderados podrían sentirse cómodos cambiando de opinión ahora y permitiendo que se designe un nuevo juez cuanto antes. Después de todo, el cargo que está en juego es uno de los más importantes del país: su labor perdurará más de lo que dura un término presidencial y tendrá voto en decisiones muy importantes para el futuro del país en conversaciones sobre migración, salud e igualdad de género. La lucha por convencer a los republicanos de no designar un nuevo juez será feroz y quizás la elección sea inevitable.

En caso de lograr poner un nuevo juez en el máximo tribunal estadounidense, Trump habría designado un total de tres en su primer mandato, lo que inclinaría totalmente la balanza en la Corte al tornarse esta mucho más conservadora que en el pasado.

Le recomendamos: Donald Trump y la Corte Suprema: nadie está por encima de la ley

Comparte en redes: