La Sección 230: el pilar de la libertad de expresión en internet que Trump quiere eliminar

Noticias destacadas de El Mundo

El presidente Donald Trump, en nombre de la lucha por la libertad de expresión, busca acabar con una importante norma para garantizar que pueda decir lo que quiera en Twitter, así sean mentiras.

Donald Trump ya se encuentra bien de salud, según su equipo de médicos, y un indicador de la mejoría del mandatario es el registro de su actividad en Twitter. El presidente estadounidense retomó su práctica de escribir mensajes amenazantes y en mayúsculas en su perfil en esta red social el martes, un día después de volver a la Casa Blanca. El martes en la noche llegó a tuitear cerca de 40 mensajes por hora.

Y es que el fin de semana, mientras estaba enfermo, el presidente sorprendió a sus detractores con una ola de tuits en los que hablaba de “amor” y un “mejor plan de salud” para todos. Pero ahora ha regresado a sus clásicas amenazas, quejas y declaraciones cargadas de información falsa a las que tiene acostumbrados a sus millones de seguidores. Por esa razón, Twitter se vio en la obligación de marcar de nuevo una de sus publicaciones como información “potencialmente dañina”.

“!Se acerca la temporada de gripe! Muchas personas cada año, a veces más de 100.000, y a pesar de la vacuna, mueren a causa de la gripe. ¿Vamos a cerrar nuestro país? No, hemos aprendido a vivir con ello, al igual que estamos aprendiendo a vivir con covid, en la mayoría de las poblaciones es mucho menos letal!”, escribió el presidente en su perfil. El miércoles, el tuit fue eliminado.

Esa publicación, que según Twitter viola la política de la compañía sobre la difusión de información falsa respecto a la pandemia, fue inmediatamente marcada como dañina debido a que difundió información incorrecta sobre el COVID-19.

Facebook, entre tanto, fue más severo con Trump y eliminó el comentario del presidente de su plataforma, pues también violaba sus políticas relacionadas con la información de la pandemia. Estas decisiones, desde luego, enfurecieron al mandatario, quien comenzó a pedir por la derogación de la Sección 230, la cual para los expertos en tecnología y derechos digitales es el pilar de la libertad de expresión en internet.

Pero, ¿qué es la Sección 230?

Esta es una sección de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de Estados Unidos, la cual se creó hace tres décadas, y representa una parte fundamental de la columna vertebral con la que se sostiene internet.

Lo que hace esta sección, en palabras simples, es proteger a los foros públicos, como lo son las redes sociales, de ser legalmente responsables por el contenido que se publica en estas plataformas. Es decir que las plataformas como Twitter, Facebook, o YouTube, por ejemplo, no pueden ser demandadas por el material que circula allí.

Y todo eso es muy positivo para las compañías, pues las protege de batallas legales sobre lo que pueden hacer terceros. Pero también es positivo para los ciudadanos, pues, sin esta regla, internet dejaría de existir como lo conocemos. Sin la Sección 230, las plataformas no se expondrían al riesgo legal de alojar contenido y así no habría foros públicos en internet.

Lo que quiere hacer el presidente, en nombre de la lucha por la libertad de expresión, es acabar con esta sección de la Ley para garantizar que pueda decir lo que quiera, así sean mentiras. Es decir, que ni Twitter ni Facebook ni nadie le puedan marcar sus comentarios como “peligrosos” y que los puedan eliminar.

Hay algo en lo que hay que darle la razón a Trump, pues la Ley de Decencia no es perfecta: es peligroso que compañías privadas, como Twitter y Facebook, tengan el monopolio para controlar el contenido que circula en estas plataformas sabiendo que el impacto de este foro público es extremadamente alto. Recordemos que, por ejemplo, el contenido de las redes sociales pudo influir en el voto en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, y son estas compañías las que estaban encargadas de regular ese contenido que en una gran proporción contenía información falsa.

Le sugerimos: Facebook e Instagram bloquean cuentas relacionadas con teoría conspirativa QAnon

“Las plataformas de Internet se han complacido en usar el escudo (de la Sección 230) para protegerse de demandas, pero han ignorado en gran medida la espada para moderar las cosas malas que suben sus usuarios”, escribió Sara Morrison, periodista de Vox.

Sin embargo, como dice el coautor de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, Rob Wyden, “los esfuerzos del mandatario por erosionar la Sección 230 solo harán que el contenido en línea sea más propenso a las falsedades y que sea más peligroso”. Trump quiere, además de esa libertad para difundir información errónea, tener el poder para amenazar con represalias a los discursos que van en contravía del gobierno. Y esa es una gran amenaza a la Primera Enmienda de la Constitución.

Le recomendamos: Trump: “Si soy censurado, los mercados se hundirán”

Comparte en redes: