Trump y Macron dicen que diálogo sirio en Ginebra es "único foro legítimo"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, coincidieron este lunes, durante una conversación telefónica, que las conversaciones en Ginebra constituyen el "único foro legítimo" sobre la paz en Siria, informó la Casa Blanca.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos y su homólogo francés, Emmanuel Macron. AFP

Los dos mandatarios "estuvieron de acuerdo en la importancia del proceso apoyado por la ONU en Ginebra como el único foro legítimo para alcanzar una solución política en Siria", según una nota.

(Le puede interesar: ¿Por qué nadie habla de Siria?)

De acuerdo con la Casa Blanca, Trump y Macron también discutieron la necesidad de "enfrentar y revertir las actividades desestabilizadoras de Irán en la región".

 Sin embargo, el emisario de la ONU Staffan de Mistura anunció el lunes en el Consejo de Seguridad que seguía sin tener confirmación de la llegada a Ginebra de representantes del gobierno sirio para la nueva ronda.

"Anoche recibimos un mensaje en el que se indicaba que el gobierno no iría hoy (lunes) a Ginebra. Evidentemente queremos y esperamos que el gobierno se ponga pronto en marcha", agregó.

"Si ambas partes llegan a Ginebra, podremos emprender las discusiones de fondo y espero que también las negociaciones", agregó De Mistura, quien se congratuló de que la oposición siria llegue "unida" a Ginebra tras un proceso de diálogo en Arabia Saudita.

"No aceptaremos ninguna condición previa de ninguna de las dos partes", insistió el emisario. "Espero que ambas partes comprendan nuestro mensaje".

"El gobierno no ha confirmado aún su participación en las negociaciones en Ginebra, pero indicó que se pondría en contacto muy pronto con nosotros", declaró Mistura en una videoconferencia con el Consejo de Seguridad.

La octava ronda de conversaciones sobre Siria está en agenda para comenzar el martes en la ciudad suiza, aunque el proceso parece haber alcanzado un punto de estancamiento ante la negativa de Damasco a confirmar su participación.

La semana pasada, al fin de un encuentro con el presidente ruso Vladimir Putin, el líder sirio Bashar al Asad había afirmado que su gobierno estaba listo para conversaciones.