Corea del Norte recibiría suministros de ese país

Ucrania, ¿tienda de armas ilegales?

Ucrania ya ha estado en el ojo del huracán por tráfico de armas varias veces. Recientemente, informes de prensa señalaron que los terroristas del Estado Islámico llegaban a ese país para comprar material bélico.

Kim Jong-un, líder norcoreano. / EFE.

No son los únicos: las autoridades han reportado en los últimos tres años un aumento en la captura de ciudadanos europeos que intentan abastecerse de armas allí. Una situación que parece estar fuera de control desde 2014, cuando estalló en el este de Ucrania la guerra contra separatistas respaldados por Rusia.

El conflicto llevó a que el país duplicara la cantidad de armas de fuego, que muchas veces terminan en Oriente Medio o Europa. La mayoría se vende de forma ilegal y pertenecen a combatientes separatistas armados por Rusia. Las autoridades han encontrado también depósitos de más de 200 lanzacohetes, 3.000 granadas y lanzallamas Shmel. Nada de esto forma parte del arsenal oficial ucraniano.

Y es aquí donde entra Corea del Norte, que habría comprado en ese mercado negro los insumos para los misiles que ha lanzado y que amenaza con usar contra Guam.

Desde las tres pruebas nucleares y de cohetes de largo alcance que realizó Corea del Norte en 2006, el Consejo de Seguridad de la ONU implementó un embargo a las armas de ese país.

Corea del Norte tiene una larga historia en la compra, comercialización y venta de armas, sobre todo en países en desarrollo de Oriente Medio, África y el sudeste asiático. El país de Kim Jong-un es sólo un actor en el mercado negro de las armas. Un informe del Sipri documenta que cada año se transportan alrededor de medio billón de contenedores en el mundo. En un número relativamente pequeño de esos contenedores se esconden los envíos ilegales de drogas, residuos peligrosos, productos falsificados, productos de doble uso destinados a las armas de destrucción masiva, armas pequeñas y armas ligeras que terminan en manos de terroristas o en las guerras civiles.

Según Corea del Sur, el contrabando de armas le reporta a Pyonyang cerca de 117 millones de euros al año.

Ucrania en la mira

Michael Elleman, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), los misiles usados en las recientes pruebas realizadas por Pyongyang tenían como base motores RD-250 fabricados en la ciudad ucraniana de Dnipró.

De acuerdo con The New York Times, “estos motores pueden haber sido comprados por empleados corruptos y llevados de contrabando a Corea del Norte por redes criminales”.

Yuzmash, la fábrica de los motores, respondió que no producen cohetes de uso militar desde la independencia de Ucrania de la antigua Unión Soviética y que no tienen vínculos con el programa de misiles de Corea del Norte.

El documento del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) no los acusa, sólo sugiere que los motores de los misiles pudieron haber sido almacenados en lo que ahora es Rusia o en la Ucrania independiente, tras la desintegración de la URSS. “No se pretende sugerir que el gobierno ucraniano estuvo involucrado”, dijo Elleman.

“Ucrania jamás ha suministrado motores para cohetes ni ningún tipo de tecnología para la fabricación de misiles”, afirmó el secretario del Consejo de Seguridad y Defensa (CSD) ucraniano, Alexandr Turchínov.

Heorhiy Uchaikin, quien preside la asociación ucraniana de propietarios de armas, estimó que los ucranianos poseen unos 5 millones de armas de fuego ilegales. La mayoría de las armas en el mercado negro proceden del Ejército ucraniano y los aproximadamente 40 batallones de voluntarios, al margen del mando militar.

Las alarmas ya habían saltado en 2016. El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, expresó entonces su preocupación por el ingreso en su país de armas y municiones procedentes de Ucrania. En marzo de 2016, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció el tráfico de armamento desde Rusia hacia Ucrania.