"Un juego peligroso": Rusia protesta por posibles revelaciones en el caso Skripal

En audiencia ante el Parlamento, Theresa May dijo que "es muy probable que Rusia fuera responsable" del envenenamiento del exespía ruso.

Militares británicos han hecho presencia en el lugar del envenenamiento durante varios días.EFE

Un portavoz de la embajada de Rusia en el Reino Unido acusó hoy al Gobierno británico de estar jugando una "partida muy peligrosa" en relación con la investigación sobre el envenenamiento del doble espía ruso Serguéi Skripal en Inglaterra.

"La actual política del Gobierno del Reino Unido hacia Rusia es un juego muy peligroso con la opinión pública británica, que no solo se fija en la investigación por motivos políticos política que no ayudan, sino que además tiene el riesgo de llevar a consecuencias más serias para nuestras relaciones a largo plazo", señaló esa fuente.

(Le puede interesar: ¿Qué hay detrás del envenenamiento del exespía ruso en el Reino Unido?)

Este lunes, la primera ministra británica, Theresa May indicó ante el Parlamento que era "muy probalble" que el gobierno ruso estuviera detrás del envenenamiento Serguéi Skripal y su hija Yulia, que fueron hallados inconscientes en un banco en Salisbury, una pequeña ciudad al sudoeste del país.

May, que por la mañana se reunió con el Consejo Nacional de Seguridad para conocer los últimos detalles de la investigación, señaló que si el gobierno ruso no era responsable del ataque, lo más probalbe era que hayan perdido el control sobre el agente tóxico con el que se atacó a Skripal.

El comunicado del gobierno ruso aparece en la página web de su delegación diplomática en el Reino Unido y manifiesta, además, que "una vez más" que Moscú está "indignada por la campaña antirrusa en los medios de comunicación, tolerada por el Gobierno". 

Además, el presidente ruso Vladimir Putin invitó a Londres a esclarecer el caso antes de dar más pasos: "Aclaren las cosas de su lado, y luego hablaremos de ello".

La primera ministra ha recibido llamamientos de políticos relevantes para que tome represalias contra Rusia, aunque Moscú niega cualquier implicación y la investigación no la señala de momento Durante la audiencia ante el Parlamento, el conservador Tom Tugendhat instó a que se clasificaran los hechos como "un acto de guerra". 

"Es una investigación en curso, es importante que permitamos a la policía continuar con su trabajo", dijo a la prensa un portavoz de May comentando la reunión del Consejo de seguridad nacional.

"Si alcanzamos un punto en que podemos atribuir este atentado, lo haremos y el gobierno dará la respuesta apropiada", añadió.

- "Me sorprendería que no señale al Kremlin" -

El diputado Tom Tugendhat, que preside el comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes, dijo este lunes que el crimen tiene "toda la mala pinta de un intento de asesinato auspiciado por un Estado".

Tugendhat cree que May no tardará en responder, y, añadió, "me sorprendería que no señale al Kremlin" de Vladimir Putin.

El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, volvió a negar la implicación de Moscú y estimó que "es un incidente ocurrido en territorio británico, y no es un tema ni de Rusia ni de sus dirigentes".

Algunas voces estimaron que si a Rusia se le hubiera ocurrido volver a tratar de matar de nuevo a uno de sus exagentes en suelo británico, la culpa sería en parte de la tibia respuesta de Londres a la muerte de Alexander Litvinenko hace 12 años.

Este antiguo agente de los servicios secretos rusos se volvió un feroz crítico de la corrupción en el Kremlin de Vladimir Putin, y acabó siendo asesinado con polonio-210 en un hotel de Londres, en lo que fue descrito durante la investigación como el primer atentado nuclear.

El antiguo agente murió en 2006 al cabo de tres semanas de agonía atroz y la cafetería del hotel donde se cometió el envenenamiento acabó fuertemente contaminada.

- Polémico aviso una semana después -

Tras una semana diciendo que no existía peligro para el público, las autoridades pidieron a cerca de 500 clientes que estuvieron en el pub y el restaurante en los que Skripal y su hija tomaron algo y comieron antes de caer enfermos, lavaran la ropa usada aquel día porque se habían encontrado huellas de contaminación.

Además, se les pidió que limpiaran con toallas húmedas o agua con jabón todos los accesorios, objetos y cartera que tenían, incluidos los teléfonos celulares.

(Le puede interesar: El espía ruso que se enamoró en Bogotá)

"Hemos sabido que hay rastros de contaminación con el agente neurotóxico en el Mill Pub y en el restaurante Zizzi de Salisbury", declaró en una conferencia de prensa la jefa del Public Health England, Sally Davies.

Sin embargo, descartó de que esto haya puesto en peligro la salud de los casi 500 clientes que estuvieron en los dos locales ese día.

Las víctimas se encontraban el domingo en "estado crítico pero estables" en cuidados intensivos, dijo en una conferencia de prensa Cara Charles-Barks, directora general del servicio público de salud (NHS) en Salisbury. El policía hospitalizado después de su intervención también permanece "en un estado grave pero estable".

 

últimas noticias