Un policía muere desactivando una bomba en una iglesia en Egipto

Un policía especializado en explosivos murió al estallar un artefacto que las fuerzas de seguridad habían detectado ante una iglesia copta de Egipto, una comunidad que suele ser víctima de ataques extremistas, y que los agentes trataban de desmantelar.

Este fue el último atentado de 2018 contra un bus de turistas en la provincia de Giza, en Egipto. AFP

Un policía especializado en explosivos murió al estallar un artefacto que las fuerzas de seguridad habían detectado ante una iglesia copta de Egipto, una comunidad que suele ser víctima de ataques extremistas, y que los agentes trataban de desmantelar.

Dos policías resultaron heridos en la explosión en la ciudad de Nasr, en las afueras de El Cairo, dijeron las fuentes.

Poco antes de medianoche, un importante dispositivo de seguridad impedía cualquier acceso a las inmediaciones de la iglesia, constataron periodistas de la AFP. El incidente se produjo dos días antes de que los cristianos coptos, minoría en Egipto, celebren la Navidad el 7 de enero.

En las últimas semanas, las fuerzas de seguridad anunciaron un refuerzo del dispositivo de seguridad en El Cairo con motivo de las fiestas de fin de año y la Navidad. Egipto enfrenta movimientos extremistas, como el grupo yihadista Estado Islámico (EI), especialmente desde el derrocamiento, por parte del ejército, del presidente islamista Mohamed Mursi, en 2013.

Por su parte, los cristianos coptos, que representan alrededor del 10% de la población de Egipto, han sido blanco de una serie de ataques por parte del grupo Estado Islámico en los últimos años.

Ver más: Sinaí y el dolor de Egipto

El artefacto, que estalló el sábado por la noche, se encontraba dentro de una bolsa que los policías inspeccionaron, añadieron las fuentes de seguridad. El policía abatido, Mustafa Abid, era un comandante artificiero.

La explosión también coincide con la víspera de una misa de Navidad prevista el domingo en la Catedral de la Natividad en la Nueva Capital Administrativa de Egipto, a 45 km al este de El Cairo.

En la agenda está pautado que el presidente Abdel Fattah Al Sisi asista a la misa e inaugure la catedral.

Turistas y policías, en el blanco 

Al Sisi, que gobierna en Egipto desde 2014, un año después del derrocamiento de los Hermanos Musulmanes, suele presentarse como un defensor de los cristianos frente a los extremistas.

Pero algunos analistas y activistas acusan al Estado de discriminaciones y de no hacer lo suficiente para proteger a los coptos.

Más de 100 coptos han sido asesinados en ataques yihadistas desde diciembre de 2016.

A principios de noviembre de 2018, el grupo EI reivindicó un ataque en el que murieron seis coptos y un anglicano en la provincia central de Minya. En febrero de 2018, Egipto lanzó una amplia operación contra el EI, incluida la reama local establecida en el Sinaí (este). Alrededor de 500 presuntos yihadistas han sido abatidos desde entonces, según cifras oficiales.

Los coptos no son las únicas víctimas de los movimientos extremistas. Cientos de policías y soldados han perdido la vida en ataques. Además, algunos atentados también se han perpetrado contra turistas.

Ver más: Los coptos en Egipto, carne de cañón

A finales de diciembre de 2018, tres turistas vietnamitas y su guía, egipcio, murieron en la explosión de una bomba de fabricación casera dentro de un autobús cerca de las pirámides de Guiza, en la periferia suroeste de la capital egipcia.

Fue el primer ataque contra turistas en Egipto desde julio de 2017.

832593

2019-01-05T19:22:23-05:00

article

2019-01-05T19:22:23-05:00

alagos_86

none

Agencia Afp

El Mundo

Un policía muere desactivando una bomba en una iglesia en Egipto

65

3725

3790