Una solución para el desorden del asilo en Europa

El jefe del gobierno italiano, Paolo Gentiloni, afirmó este miércoles en Lyon (Francia) la necesidad de "uniformizar el asilo a nivel europeo".

Emmanuel Macron, primer ministro francés, y Paolo Gentiloni, primer ministro italiano, hablaron sobre migración. AFP

Durante una conferencia de prensa en Lyon (centro-este) junto al presidente francés Emmanuel Macron, Gentiloni llamó la atención sobre la importancia de crear políticas de asilo comunes a todos los países miembros de la Unión Europa. 

"No es posible que lo que es considerado como una de las grandes preocupaciones para nuestros conciudadanos no sea una de las más grandes políticas de nuestra Unión Europea (UE)", agregó el jefe de gobierno italiano en la clausura de la 34ª cumbre franco-italiana.

La Comisión europea llamó una vez más este miércoles a los Estados miembros a adoptar rápidamente una "reforma duradera" de las reglas comunes de asilo en Europa, estancadas desde hace más de un año.

(Le puede interesar: falta de cooperación empora la crisis migratoria de Europa)

El derecho de asilo, el "sistema Dublín", confía a los países de llegada a la UE la responsabilidad de tratar una demanda de asilo. Bruselas, que ha renunciado a la idea de cuotas permanentes, propone conservar esa responsabilidad de los países de llegada, pero con un "mecanismo corrector" para ayudar a cualquier nación que afronte una afluencia masiva de migrantes.

En tal caso, las obligaciones de "solidaridad" serían impuestas a los otros países. Pero la negociación sobre este punto no avanza, como consecuencia del rechazo categórico de países como Hungría y Polonia, cuyas obligaciones incluirían la acogida de refugiados.

La migración es el tema de la política europea reciente. Según el más reciente informa Eurostat, la oficina de estadísticas de la Unión Europea, 4,2 millones de personas entraron a algún país de la Unión durante eñ 2015. Solo este miércoles la Comisión Europea se fijó el objetivo de acoger al menos 50.000 refugiados en el plazo de dos años directamente desde África, Oriente Medio y Turquía, prometiendo a los países del bloque un incentivo de 10.000 euros por cada solicitante de asilo acogido.

"Las personas que necesitan realmente protección no tienen que arriesgar sus vidas, no tienen que depender de los traficantes de migrantes", indicó el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, quien propuso la creación de "50.000 plazas más de reasentamiento".

Para llevar a cabo estos reasentamientos durante los próximos dos años, Bruselas plantea destinar 500 millones de euros de apoyo a los esfuerzos de sus países miembros, es decir unos 10.000 euros por persona, máxime cuando este programa se articula sobre una base voluntaria.