¿Habrá guerra entre Irán y EE. UU.?

“Vamos a esperar a que Trump sea una persona madura”, embajador de Irán en Colombia

El embajador de Irán en Colombia, Mohammad Ali Ziaei, habla de la crisis diplomática entre su país y EE. UU. y del acuerdo nuclear firmado en 2015.

El embajador de Irán en Colombia, Mohammad Ali Ziaei. / Cortesía

Las sanciones impulsadas por el presidente Donald Trump al gobierno iraní, el envío de buques militares al golfo Pérsico y el retiro del cuerpo diplomático estadounidense no esencial de Irak han agravado las ya tensas relaciones entre Estados Unidos y la República Islámica de Irán.

(Le puede interesar: Irán ve improbable una guerra con EE. UU. pero está listo para defenderse)

Aunque el gobierno de Irán advirtió que no busca una guerra, en un intento por rebajar la tensión, la incertidumbre en la región es evidente. Al roce de declaraciones entre iraníes y EE. UU. se ha sumado la preocupación por los presuntos “actos de sabotaje” contra petroleros de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. El Espectador dialogó con el embajador de Irán en Colombia, Mohammad Ali Ziaei, sobre la crisis diplomática entre los dos países y el futuro del controvertido acuerdo nuclear. El diplomático dice que un diálogo con Trump es imposible hasta que éste muestre madurez.

(Puede leer: Hace un año EE. UU. se retiró del acuerdo nuclear con Irán y hoy las cosas están peor)

En los últimos meses EE. UU. ha emitido varias sanciones contra Irán. ¿Cómo los han afectado?

En primer lugar, esas sanciones son ilegales, inhumanas e ilegítimas y ya habían sido levantadas por la resolución de la Organización de Naciones Unidas. Usando su poderío y sus capacidades, Estados Unidos quiere obligar a otras naciones para que acompañen esas sentencias, lo que para nosotros es una clara intervención en los asuntos internos de un Estado y está en contra de la carta de Naciones Unidas. Y aunque los países europeos y asiáticos se están resistiendo a aceptar o implementar esas sanciones, estas han tenido efecto en nosotros. Nuestra industria petrolera ha sido golpeada y por ende el país, pues nuestra economía está basada en el petróleo. Pero como el principio de Irán es convertir la amenaza en una oportunidad, estamos tratando de diversificar nuestra economía y activar nuestras capacidades internas para no depender solo del petróleo. Estamos resistiendo y estamos convencidos de que podemos neutralizar los efectos negativos de las sanciones. Es difícil pero no imposible.

(Le puede interesar: El petróleo iraní afronta un incierto futuro con el fin de las exenciones)

Expertos dicen que esas sanciones buscan ejercer presión sobre Irán por su cercanía con Venezuela. ¿Cómo están las relaciones con ese país?

El objetivo de todas estas sanciones por parte de Estados Unidos contra Irán, Venezuela, Cuba o Rusia es presionar a estos países para que cambien su forma de actuar. Se trata sobre todo de una guerra económica y comercial, como también lo vemos ahora con la guerra comercial que sostienen con China. Sobre Venezuela, consideramos que lo que ocurre en ese país es un problema interno y por lo tanto debe ser resuelto por el pueblo venezolano. La “ayuda” de países extranjeros no ha servido de nada y las acciones que está tomando últimamente están fuera de las normas internacionales. El país tiene su propio gobierno y presidente y reconocer a otro grupo como gobierno está fuera de la norma internacional. Todo eso no ha ayudado a Venezuela en sus crisis. Es un asunto que no consideramos justo. Todos los países o los gobiernos tienen oposición. Pero los otros países no tienen el derecho de intervenir, no tienen el derecho de apoyar esa oposición para darle un golpe duro al orden económico de un determinado país. Nuestra relación con Venezuela es como las relaciones que tenemos con otros países en América Latina: tenemos una serie de relaciones económicas, políticas, pero además de eso no hay otra cosa.

¿Buscará Irán estrechar sus lazos con China y Rusia para contrarrestar la presión estadounidense?

En la escena internacional buscamos apoyo de otros países para crear una especie de equilibrio. Para nosotros, el orden internacional no es Estados Unidos; para nosotros, la comunidad internacional tiene muchos miembros. Con base en nuestros intereses nos acercamos a determinados países, por ejemplo China o Rusia, con los que tenemos más intereses en común, naturalmente. Eso no quiere decir que no estemos abiertos a relaciones con otros países, con todos los que nos reconocen.

(Ver más: Donald Trump, ¿un desastre diplomático?)

¿La estabilidad de la región se vio afectada por la llegada de los buques estadounidenses al golfo Pérsico?

No creamos tensiones y tampoco las queremos. Estamos en la búsqueda de paz y tranquilidad, sobre todo en el golfo Pérsico. Pero hay algunos que tal vez sí están buscando tensiones. El principio de las relaciones exteriores de la República Islámica es pacífico. Establecer relaciones pacíficas, alcanzar la paz y consolidarla es nuestro principal objetivo. Pero si nuestros intereses son atacados, pues es natural que vamos a resistir, porque el gobierno tiene el deber de defender a su pueblo. No vamos a comenzar ninguna guerra; sin embargo, ante alguna agresión vamos a defendernos.

¿Y qué pasó con los ataques a los petroleros de Arabia Saudita?

Puede ser un accidente o puede ser un complot. La verdad, no sabemos qué fue lo que pasó. Pero no es descabellado que pueda ser un complot debido a que en el pasado también han ocurrido casos así. Sin embargo, reitero que no estamos a favor de ninguna tensión.

(En contexto: Arabia Saudita acusa a Irán de estar detrás del ataque contra sus oleoductos)

¿Qué pasa con el acuerdo nuclear?

El acuerdo con el P5+1 firmado en 2015 tenía un buen futuro antes de que el gobierno de Donald Trump se saliera. En este acuerdo estaba previsto que, llegado el momento de que por alguna razón una parte violara el pacto, Irán tenía el derecho de salir del mismo. Sin embargo, nosotros hemos aguantado por un año esa salida unilateral del gobierno estadounidense. En realidad, lo que ha hecho Estados Unidos es crear una situación similar a la que tenía Irán antes de firmar el acuerdo. Durante este año hemos cumplido con los compromisos, aunque no nos hemos beneficiado de éste como debe ser. Por otro lado, la parte que sí violó el acuerdo ha tenido más beneficios. Nosotros hemos hecho un sacrificio durante un año. Pero esta situación no puede seguir así. Fijamos un plazo de dos meses con la idea de que las partes cumplan de nuevo con sus obligaciones. Eso quiere decir que hemos dado 60 días para que se realicen esfuerzos con el fin de seguir cumpliendo con el acuerdo. Nuestro deseo es conservar el acuerdo. Pero la condición es que este tenga algún beneficio para nosotros. Los países europeos han entendido lo que nosotros estamos planteando y espero que sus esfuerzos sean buenos.

¿Qué pasará si se cumplen los 60 días y no se logran avances?

Un acuerdo, nuclear en este caso, con sanciones no tiene sentido. Y con sanciones no habrá acuerdo. Nosotros no tenemos prisa por acabar con el acuerdo. No estamos buscando un espectáculo frente a las cámaras. Estamos tratando de tomar decisiones razonables y con calma que beneficien a nuestro país.

(Puede leer: Sube tensión con Irán: EE. UU. retira su personal de Irak y Alemania suspende entrenamientos)

El presidente de EE. UU. ha dicho que está dispuesto a hablar con el gobierno iraní. ¿Están dispuestos al diálogo?

Pero es que el gobierno Trump ha salido del acuerdo, entonces ¿cuál sería la negociación? Eso de invitar a Irán a conversar es un engaño, porque nosotros estábamos en la mesa de negociación. Si Estados Unidos quiere una negociación, ahí está la mesa de negociación en el acuerdo. Tienen la oportunidad de volver. Pero eso nos indica que Trump no está buscando una mesa de negociación, sino un espectáculo con fines electorales por su campaña electoral. Lo intentó con Corea del Norte y no tuvo éxito. Otro espectáculo era Venezuela, y tampoco le resultó. Y ahora está proponiendo a Irán. El diálogo del señor Trump no es un diálogo de negociaciones, es el de una persona poderosa que quiere imponer sus deseos y sus ideas a otros países. El gobierno de Trump no tiene logros en política exterior, por lo tanto, quiere buscar uno, eso es lo que quiere hacer. Los celos con Barack Obama son obvios. Por una parte, invita a Irán a negociar y por otra parte manda unos buques de guerra y aviones. En ese escenario Irán no puede negociar. Tampoco aceptamos una amenaza militar. Por eso vamos a aguantar y vamos a esperar hasta que el señor Trump sea una persona madura.

861040

2019-05-16T22:00:00-05:00

article

2019-05-17T10:33:38-05:00

[email protected]

none

Camilo Gómez / @camilogomez8

El Mundo

“Vamos a esperar a que Trump sea una persona madura”, embajador de Irán en Colombia

88

11442

11530