Venezuela pide a España extraditar a un acusado de quemar vivo a un manifestante

El gobierno de Nicolás Maduro atribuyó la muerte de Orlando Figuera durante las protestas de 2017 a un crimen político. El venezolano Enzo Franchini fue arrestado el lunes en Madrid.

Un grupo de manifestantes contra Maduro el 20 de mayo de 2017 prende fuego a Orlando Figuera, que falleció poco después. AFP

Venezuela pedirá la extradición de un hombre arrestado en España por Interpol, acusado de la muerte de un joven a quien manifestantes quemaron durante protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro en 2017, anunció este miércoles la Fiscalía.

"Ha sido detenido en España el señor Enzo Franchini (...). El Ministerio Público informa que ha iniciado los trámites necesarios ante las autoridades competentes" para "la inmediata extradición del presunto homicida de Orlando Figuera", informó el fiscal general, Tarek William Saab, en Twitter.

Figuera, de 21 años, falleció la noche del 3 de junio de 2017 después de haber sido apuñalado, rociado con gasolina y prendido en llamas durante una protesta opositora el 20 de mayo de ese año en Caracas. Sufrió quemaduras en 80% del cuerpo.

Puede leer: Las confesiones de Manuel Figuera, quien fuera hombre de confianza de Maduro

El caso de Figuera, quien según el gobierno fue linchado tras ser señalado de chavista, es calificado por altos funcionarios como un "crimen de odio".

"Ante este repugnante crimen de odio", la Fiscalía imputó a Franchini por los delitos de "instigación pública, homicidio intencional calificado y terrorismo", agregó Saab.

El suceso se produjo durante la oleada de protestas ocurridas entre abril y julio de 2017 para exigir la salida de Maduro del poder.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó en su momento que este linchamiento ocurrió "a plena luz del día en el epicentro de las acciones violentas y criminales".

Dirigentes opositores y organizaciones defensoras de derechos humanos denunciaron entonces una fuerte represión de policías y militares contra las movilizaciones registradas en Caracas y otras ciudades del país petrolero, que dejaron unos 125 muertos.