El país se alista para “la mamá de todas las marchas” el 19 de abril

Venezuela: “Se siente como que llegó el día D”

Noticias destacadas de El Mundo

El psicólogo y analista social venezolano Leoncio Barrios explica que con el paso de los días las manifestaciones serán cada vez más impulsivas, decididas y emocionales.

Las calles de Venezuela no tendrán calma, por lo menos durante ocho días más, cuando se realice lo que la oposición llamó como “la mamá de todas las marchas”. El próximo 19 de abril, de nuevo, oposición y gobierno medirán fuerzas en las calles.

Leoncio Barrios, psicólogo y analista social, doctor en Educación a la Familia y a la Comunidad (Universidad de Columbia, 1990), explica qué es lo que está pasando en la psique del venezolano a raíz de la crisis económica y social que atraviesa el país.

No hay comida, no hay medicinas, crece la inseguridad... ¿Esto es lo que lleva al venezolano a la calle, llegó la hora de decir basta?

No, y esto es muy triste porque el venezolano sigue aguantando. Muchos sectores rezan porque se dé esa explosión (las condiciones están dadas), pero es que ni siquiera los venezolanos sabemos hasta dónde vamos a aguantar.

¿Entonces por qué las marchas que vemos que se ven cada vez más violentas y nutridas?

Claramente está saliendo a las calles mucha gente, la mayoría de clase media y cada vez hay mayor presencia de sectores populares, que antes no salían. Sin embargo, estas marchas tienen una motivación política y por eso muchos no se identifican. Si la protesta fuera por la crisis, por la situación económica y la violencia, el número de marchantes sería mucho más alto. La gente se quiere desmarcar de la política porque no se siente representada.

¿Ha aumentado la violencia en estas marchas como se ve en fotos y videos?

No, lo que sucede es que las marchas se dividen en tres: la punta en la que va un grupo de choque, jóvenes aguerridos que muchas veces tiran piedras y se enfrentan con uniformados; la mitad, en donde está el grueso de la gente, incluso van niños; y la cola, que es la que se enfrenta con la policía con más violencia.

Pero, se siente que los ánimos están cada vez más caldeados... ¿Es así?

Sucede que con la crisis la violencia se ha naturalizado y ha pasado a ser algo normal. La gente pasó de tener esperanza de que “esto cambiara” a ser más agresiva, a ser menos tolerante.

¿Cómo ha cambiado la crisis al venezolano?

Pasamos a ser un conglomerado de buen humor, muy caribeño a ser desconfiados, a temerle al otro, a no ser solidarios en la calle. La agresividad está a flor de piel, ya no toleramos nada, no nos ayudamos, pero evitamos decir cualquier cosa por temor a ser blancos de la violencia.

¿Hay una crisis de líderes?

Sí, acá no los hay, cada uno resuelve su problema diario, estamos en una estrategia de supervivencia. Los líderes de la oposición decepcionaron mucho porque prometieron cosas que no lograron cumplir. Se ve mucha debilidad. Y ni qué decir de Nicolás Maduro, una persona que carece de liderazago, que no tiene arrastre. Siendo la figura más importante del chavismo no tiene apoyo, lo sostiene una maquinaria político-militar.

¿Qué puede seguir en el país?

En Semana Santa seguirán las marchas: no hay dinero para repuestos de carros (por lo que no se puede viajar). Así que las marchas serán frecuentes, más decididas, impulsivas y emocionales. Lo novedoso es que ahora se siente que hay una convicción de que llegó el día “D”, un “no hay vuelta atrás”, un “la pelea es peleando”, lamentablemente.

Comparte en redes: