Y después del huracán, viene la tormenta

Los huracanes Irma y María hicieron estragos ya en varios países de Centroamérica. El turno ahora es para la tormenta Nate, que en su paso por Centroamérica ya dejó 20 muertos.

AFP

La tormenta tropical Nate dejó 20 muertos en su paso por Centroamérica, 11 de ellos en Nicaragua, seis en Costa Rica y tres en Honduras, informaron este jueves funcionarios de los tres países.

(Le puede interesar: Irma es el huracán más intenso que jamás se haya visto)

Nicaragua, según informa AFP, fue el más afectado por la tormenta. La vicepresidenta y portavoz del país, Rosario Murillo, dijo a medios oficiales que el número de víctimas en su país subió a 11 desde cuatro en el informe anterior, con siete desaparecidos, siendo el país más afectado en la región por el paso de la tormenta, que se enrumba hacia el Golfo de México.

Los departamentos de Rivas, Carazo, Caribe norte, Estelí, Nueva Segovia, Boaco y Chontales fueron los más afectados. 

Además, Murillo agregó que hay más de 10.000 personas afectadas por inundaciones, deslaves, caminos destruidos y casas dañadas en 31 municipios.

En tanto, los municipios de Jinotepe, Santo Domingo, San Pedro de Lovago y varios muncipios del departamento de Rivas quedaron sin energía eléctrica por la ola de mal tiempo.

Tanto Nicaragua como Costa Rica suspendieron las lecciones y el segundo de esos países dio asueto a los trabajadores de servicios públicos no esenciales para jueves y viernes.

Los aguaceros provocaron escenas dantescas de árboles arrancados de raíz, puentes colapsados, carreteras convertidas en ríos y casas inundadas en los países afectados.

En Costa Rica, las víctimas fatales incluyen a dos trabajadores agrícolas nicaragüenses, de 21 y 23 años, que vivían en una finca en la localidad oriental de Llano Grande de Cartago, según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).
La policía judicial precisó que una niña de tres años murió en un alud en la localidad montañosa de San Marcos de Tarrazú, mientras una mujer de 51 años falleció cuando un árbol cayó sobre su casa. A su vez, un hombre de 36 años murió en su carro al caerle encima un árbol y la última víctima fatal, de 37 años, pereció al chocar su moto con un árbol.

El OIJ investiga una séptima víctima fatal, un menor de 13 años en el Pacífico sur que inicialmente no fue confirmada.
Entre los desaparecidos figuran los tripulantes de dos embarcaciones pesqueras que naufragaron en medio de fuertes oleadas en el Pacífico.