10 frases célebres de la dama de Hierro

El fuerte carácter de Margaret Thatcher la hizo ser una mujer odiada por muchos y admirada por otros. Aquí sus mejores frases.

AFP

La fuerte voluntad y la determinación de Thatcher le valieron el nombre de la dama de hierro, apodada así en su día por los medios soviéticos por su férrea oposición al comunismo. Aquí un recuento de unas de sus frases más recordadas.

•Nadie recordaría al buen samaritano, si además de buenas intenciones no hubiera tenido dinero.

•En política, si quieres que se diga algo, pídeselo a un hombre. Si quieres que se haga algo, pídeselo a una mujer.

•Vale la pena conocer al enemigo... entre otras cosas por la posibilidad de que algún día se convierta en un amigo.

•Vivimos en la era de la televisión. Una sola toma de una enfermera bonita ayudando a un viejo a salir de una sala dice más que todas las estadísticas sanitarias.

•La misión de los políticos no es la de gustar a todo el mundo.

•Si mis críticos me vieran caminando sobre las aguas del Támesis, dirían que es porque no puedo nadar.

•En cuanto se concede a la mujer la igualdad con el hombre, se vuelve superior a él.

•Cualquier mujer que entienda los problemas de llevar una casa está muy cerca de entender los de llevar un país.

•Ser poderoso es como ser una dama. Si tienes que andar diciéndoselo a la gente, es que no lo eres.

•"Los terroristas deben ser privados del oxígeno de la publicidad del que dependen"