9/11: cómo cuentan la historia los novelistas

Después de los atentados contra las Torres Gemelas de Manhattan surgió un nuevo género literario internacional: las narrativas ficticias del 9/11.

A raíz del 9/11, conforme escritores y lectores buscaban una perspectiva para la tragedia global, nació un nuevo género literario internacional: la novela del 9/11. Para los novelistas del 9/11, el mundo anterior a los ataques y el posterior son tan distintos como el horizonte de Manhattan antes y después de que las torres del World Trade Center se convirtieran en la Zona Cero. Las novelas pueden encarar los eventos directamente o hacer referencia a ellos, pero todas surgen de una atmósfera cambiada y cargada. La imaginación irrumpió donde la no ficción no pudo explicar lo inexplicable. Las novelas del 9/11 se unen a una tradición tan antigua como la literatura.

Entre las novelas del 9/11 El hombre del salto, de Don DeLillo, lleva a los lectores a las mismas aerolíneas condenadas, enfocándose en la acción; Sábado, de Ian McEwan, y Que el gran mundo siga girando, de Colum McCann, ocurren décadas antes o en distintos continentes; Shalimar el payaso, de Salman Rushdie, explora el ímpetu hacia el terrorismo. Mientras escritores y lectores se conectan, las novelas del 9/11 son en parte una forma de sanar. Leer las novelas del 9/11 también es un acto de contraterrorismo literario, una reivindicación de la narrativa. Luego de la cataclísmica alteración del horizonte de Manhattan llegó una nueva historia resucitada.

A continuación una selección de 10 novelas del 9/11 que valen la pena: Sábado, de Ian McEwan (británico). 2005. Tan fuerte, tan cerca, de Jonathan Safran Foer (estadounidense). 2005. El hombre del salto, de Don DeLillo (estadounidense), 2007. Shalimar el payaso, de Salman Rushdie (indio-británico). 2005. The Good Life, de Jay McInerney (estadounidense), 2006. Netherland, de Joseph O’Neill (irlandés-estadounidense), 2008. Nieve, de Orhan Pamuk (turco), 2004. El fundamentalista reticente, de Mohsin Hamid (británico-paquistaní), 2007. Que el gran mundo siga girando, de Colum McCann (irlandés - estadounidense), 2009. Los hijos del emperador, de Claire Messud (estadounidense), 2006.

Que el vasto mundo siga

Esta novela arranca la calurosa mañana de agosto de 1974 en que el funámbulo francés Philippe Petit se paseaba entre las Torres Gemelas. Se calcula que cerca de 100.000 personas miraban absortas desde la calle y las oficinas colindantes. Con esta hazaña —que inspiró el documental ‘Man on Wire’— se abren sus más de 400 páginas.Fue galardonada con el National Book Award 2009. La historia entrecruza las vidas de una prostituta del Bronx, que es abuela a los 38 años, un sacerdote irlandés que lucha contra sus demonios, un grupo de madres que perdieron a sus hijos en Vietnam y una artista testigo de un accidente que la marcará para siempre. Colum McCann nació en Dublin en 1965 y vive en Nueva York. Es autor de novelas como ‘A este lado de la luz’, ‘El bailarín’, ‘Zoli’ y ‘Perros que cantan’ y de los libros de relatos ‘Un país donde todo debe morir’ y ‘Fishing the Sloe-Black River’.

Shalimar el payaso

El novelista británico de origen indio Salman Rushdie estaba escribiendo esta novela cuando ocurrieron los atentados del 11 de septiembre. Entonces LA dejó a la mitad y publicó ‘Furia’. Luego volvió a entregarse a ‘Shalimar el payaso’, calificada por el propio autor como “la novela que más me ha emocionado escribir”. ‘Shalimar el payaso’ es la historia de un artista de circo que se convierte en un brutal terrorista islámico. Aunque tiene como telón de fondo el amor, es un reflejo del odio, el terrorismo extremista y la indiferencia.Todo comienza con el asesinato de Max Ophuls, un político comprometido en la lucha contra el terrorismo internacional. Sin embargo, el móvil de su muerte no es político, sino pasional. Shalimar será el encargado de contar la historia de Ophuls, su hija y el asesino.Los críticos coinciden en que esta es la mejor novela de Rushdie después de ‘Los versos satánicos’, que combina la reflexión filosófica y el sentido del humor y despertó la ira de los musulmanes chiíes, quienes la consideraron un insulto al Corán, a Mahoma y a la fe islámica; fue prohibida en varios países y Rushdie, condenado a muerte.

Los hijos del emperador

Nacida en Greenwich, Connecticut, en 1966, Claire Messud creció entre Estados Unidos, Australia y Canadá. Sus primeros tres libros (‘When the World Was Steady’, de 1995; ‘La última vida’, de 1999, y ‘The Hunters’, de 2001) evocan la vida de personajes y lugares radicalmente distintos, desde un viejo sobreviviente del Holocausto que vive en Canadá hasta una mujer joven que envejece en las costas del sur de Francia. ‘Los hijos del emperador’ fue publicado en 2006, es su más reciente y reconocida novela, en la cual se entrelazan las historias de Danielle Minkoff, una joven de raíces medio orientales que termina haciendo historias sobre la liposucción; Marina Thwaite, una hermosa periodista liberal que lucha por convertirse en escritora de libros, y Julius Clarke, un gay mitad vietnamita y mitad americano que escribe frívolas críticas y, en vista de que no puede encontrar un empleo estable, desprecia la regularidad de la vida burguesa. Los tres personajes se conocen en la Brown University de Nueva York, a comienzos de la década de los 90. La historia saca a la luz los rasgos del individualismo y la búsqueda de reconocimiento entre los americanos antes y después del 11 de septiembre de 2001.

Sábado

Publicada en 2005, se convirtió en la novena novela del escritor británico Ian McEwan, quien seis años después ya ha ampliado su repertorio de obras con dos novelas más: ‘Chesil Beach’ y ‘Solar’. En ‘Sábado’ el autor narra detalladamente los hechos que tuvieron lugar el sábado 15 de febrero de 2003, el día en que miles de personas de alrededor de 800 ciudades del mundo salieron a la calle a marchar pidiendo al gobierno de Estados Unidos detener su ofensiva en Irak. El personaje principal del libro es un cirujano llamado Henry Perowne, quien comienza el día viendo a través de la ventana de su habitación un avión en llamas que pasaba. De allí se desprenden una serie de hechos cotidianos que van apareciendo a medida que avanza el relato y poco a poco van vinculando a su familia: una esposa abogada que trabaja para un periódico, una hija estudiante de doctorado en Francia, un suegro poeta, un hijo músico dedicado al blues y una madre que padece alzheimer. El libro es una reflexión sobre cómo la fatalidad va imponiendo pruebas a la libertad hasta el punto de condicionarla por medio de dilemas éticos.

Cifras

10 y hasta 19 años tenían los “millenials”, ese grupo de jóvenes que crecieron marcados por el impacto de los atentados contra las Torres Gemelas en el World Trade Center.

65% de esa generación consume más información por los atentados, según una investigación revelada a propósito de la década de los ataques. El estudio fue hecho por la Universidad de Texas.

135% aumentó la cobertura mediática de temas relacionados con el terrorismo internacional entre los años 2002 y 2005. En la década de los 90, el asunto apenas se tocaba en los medios de comunicación.

Temas relacionados