ACNUR pide colaboración internacional para mejorar vigilancia en Mediterráneo

Reclamó "medidas urgentes" para poner fin a estas tragedias como en la Lampedusa.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, reclamó mayor colaboración entre países para aumentar la vigilancia y la capacidad de rescate en el mar Mediterráneo, e identificar así barcos en dificultades, en particular los que llevan refugiados e inmigrantes.

Guterres expresó, a través de un comunicado, su "conmoción" por "una nueva tragedia", por el naufragio de un barco ayer en las costas en aguas maltesas, a unos 80 kilómetros de la isla de Lampedusa, que se ha cobrado la vida, según las autoridades italianas, de 34 inmigrantes, de los que una decena era niños.

Desde ACNUR felicitaron a la "acción conjunta" de los guardacostas de Malta, que han rescatado a unas 147 personas, y a la marina italiana, que ha salvado a 56; aunque recordó que, según los testimonios de estos supervivientes, había por los menos 400 sirios y palestinos a bordo.

"Es la tercera tragedia de estas características en el Mediterráneo en solo dos semanas. Es vergonzoso ser testigos de cómo cientos de inmigrantes se ahogan a las puertas de Europa", subrayó.

Guterres expresó especial preocupación por la situación de los emigrantes sirios, que huyendo de la violencia en su país, "arriesgan su vida en manos de traficantes y contrabandista en el intento de llegar sanos y salvos a Europa".

"Han escapado de balas y bombas para terminar muriendo antes de si quiera tener la oportunidad de pedir asilo", lamentó.

Gutteres también pidió que se investigue el supuesto ataque que sufrió el barco que naufragó ayer cuando partía de Zwara, en Libia, ya que según los testimonios de los supervivientes, fueron tiroteados por una embarcación y tres pasajeros resultaron heridos.

Otros dos barcos, uno con 183 pasajeros y otro con 83, fueron rescatados anoche cerca de Lampedusa; y en total 785 personas están en estos momentos refugiadas en esa isla, incluyendo los 156 supervivientes del tráfico naufragio del pasado 3 de octubre; del que ya se han recuperado 359 cadáveres del agua.

Ante esta situación, Guterres reclamó "medidas urgentes" para poner fin a estas tragedias, como la identificación de lugares seguros para el desembarco y rescate de refugiados y emigrantes; y colaboración internacional para identificar y perseguir a las personas implicadas en el tráfico de personas.

Urgió a que se habiliten más lugares de acogida en Malta y Lampedusa y se mejoren las condiciones de los ya existentes, con acceso a asistencia médica.

Desde ACNUR también consideraron necesario que se proceda al registro y a la identificación de los supervivientes y se facilite el procedimiento de petición de asilo para aquellos que probablemente necesiten protección internacional.

En este sentido, Guterres recordó que esta responsabilidad no debe recaer sólo sobre los territorio donde se produce el naufragio o donde estas personas son rescatadas.

También sugirieron que se aumente la colaboración entre gobiernos para intercambiar información sobre los movimientos las aguas del Mediterráneo, como rutas más transitadas, los perfiles y puntos de entrada de estos barcos, para diseñar planes de respuesta conjuntos.  

Temas relacionados