Acusan a constructora brasileña Odebrecht de condiciones esclavitud en Angola

Exigen el pago de 228 millones de dólares como multa compensatoria.

La Procuraduría brasileña acusó a la constructora Odebrecht de someter a condiciones análogas a la esclavitud a unas 400 personas en un ingenio azucarero en Angola y le exigió el pago de 500 millones de reales (228 millones de dólares) como multa compensatoria, informaron hoy fuentes oficiales.

La denuncia pública ante un juzgado civil fue realizada por el Ministerio Público de Trabajo en Araraquara, municipio del interior del estado de Sao Paulo, con base en las pruebas recogidas durante una visita hecha por fiscales a trabajadores brasileños contratados por Odebrecht para construir el ingenio azucarero en el país africano.

Los empleados fueron reclutados en Américo Brasiliense, ciudad vecina a Araraquara, y enviados al exterior sin la respectiva visa de trabajo, por lo que la Procuraduría también acusa de tráfico internacional de personas a Odebrecht, que es la mayor constructora de América Latina.

"Por los daños morales colectivos causados se pide la condenación del grupo (Odebrecht) al pago de una indemnización de 500 millones de reales", afirmó el Ministerio Público de Trabajo en un comunicado.

La Procuraduría informó que la investigación fue abierta a partir de una serie de informes periodísticos que daban cuenta sobre las condiciones degradantes de trabajo a las que eran sometidos los brasileños enviados por Odebrecht a Angola.

"Las pruebas recogidas en las decenas de denuncias laborales presentadas contra Odebrecht revelan que los trabajadores responsables por el montaje industrial eran sometidos a condiciones indignas de trabajo en Angola, particularmente en lo que se refiere a las instalaciones sanitarias, áreas de convivencia, alimentación y agua de beber", según el comunicado.

De acuerdo al Ministerio Público, muchos trabajadores se enfermaron debido a las condiciones insalubres a las que fueron sometidos, como los sanitarios sucios y alejados que tenían que usar.

Según las denuncias, tras tener que consumir agua salobre y comida descompuesta, varios de los trabajadores presentaron fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, diarrea, náuseas, heces con sangre, adelgazamiento y síntomas de fiebre tifoidea.

Los denunciantes dijeron igualmente que les servían carne de serpiente y que en las cocinas era común la presencia de ratas y cucarachas.

"Centenas de trabajadores fueron sometidos a condiciones degradantes de trabajo, incompatibles con la dignidad humana, y fueron privados del derecho de ir y venir. En otras palabras, fueron tratados como esclavos modernos, con el agravante de que tal violencia fue cometida cuando estaban aislados en un país extranjero y distante", según el procurador Rafael de Araújo Gomes.

La nota indica que la Procuraduría reunió evidencias que muestran que Odebrecht fue la "verdadera responsable por los hechos" y que la empresa mantenía guardias armados en la entrada del ingenio en construcción.

Además de la multa compensatoria, la Procuraduría también pide que la constructora sea impedida de recibir incentivos fiscales o préstamos de organismos públicos.

Temas relacionados
últimas noticias