Advierten que recortes presupuestarios en EE.UU. afectan investigación científica

El presupuesto anual de Estados Unidos dedicado a la investigación tuvo un descenso del 7%.

EFE

Los recortes automáticos en vigor desde principios de marzo en Estados Unidos afectan duramente a la investigación, especialmente en el campo de la biomedicina, advierten los científicos, que temen un debilitamiento de la competitividad del país en ese campo.

El presupuesto anual de Estados Unidos dedicado a la investigación tuvo un descenso del 7% (en dólares constantes) con respecto al año anterior, pasando de 140.000 a 130.500 millones, la mayor caída en un año en más de 40 años, según la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por su sigla en inglés).

"La situación presupuestaria actual de la investigación en Estados Unidos es un mal presagio para el futuro de la economía estadounidense", dijo Alan Leshner, director de la AAAS, entidad que publica la prestigiosa revista Science.

"Estos recortes ciegos", resultado de la incapacidad de los legisladores para ponerse de acuerdo para reducir el déficit, "tendrán consecuencias duraderas", dijo, señalando que más del 50% de crecimiento estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial se ha traducido en avances científicos y tecnológicos.

Además del "deterioro de la calidad de la ciencia en Estados Unidos, que comenzó a sentirse y sin duda tendrá un impacto muy negativo sobre la innovación y la economía", muchos puestos de trabajo se verán afectados, dijo el funcionario.

Según el doctor Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), que son los más afectados ya que representan el 22% del presupuesto de investigación con 31.000 millones de dólares, unos 20.000 puestos de trabajo altamente calificados serán eliminados por estos recortes.

Alrededor de 430.000 puestos de trabajo dependen de la financiación de la investigación biomédica otorgada por el NIH, que incluye a 27 institutos, precisó recientemente.

Collins recordó también que este recorte se suma a una reducción efectiva, debido a la inflación, del 20% del presupuesto de los NIH desde 2003.

Este recorte de recursos "sin duda a enlentecerá los proyectos de investigación en momentos en que hay avances casi diarios, especialmente en relación al cáncer", dijo el jefe de los NIH, añadiendo que esto "retrasará los descubrimientos y la capacidad de traducirlos en nuevas terapias dirigidas".

"Los estudios sobre la enfermedad de Alzheimer, que en los últimos dos años mostraron una variedad interesante de novedades, se verán obstaculizados", advirtió Collins. Los NIH también se ven obligados a rechazar pacientes ya programados para su unidad de ensayos clínicos en su centro hospitalario de 240 camas, el más grande en el mundo dedicado a la investigación clínica.

Los científicos también lamentan los efectos del ajuste fiscal sobre los investigadores jóvenes, quienes serán "desalentados", teme el director de la AAAS. "Nos arriesgamos a perder a toda una generación de científicos porque es muy difícil para ellos obtener fondos para la investigación", señaló por su parte Collins.

Según él, "si nada cambia pronto, muchos de nuestros jóvenes investigadores más talentosos puede decidir hacer otra cosa o tal vez irse a otra parte".

Y mientras Estados Unidos reduce su presupuesto en investigación científica, un ámbito en el que lideran el mundo desde hace décadas, otros países como China, India y Brasil aumentan sus esfuerzos, señaló.

Incluso en Europa, donde la situación económica es difícil, Alemania y Gran Bretaña mantienen o incluso aumentan sus presupuestos de investigación, según Collins.

El presidente Barack Obama insistió el martes, al presentar un ambicioso proyecto para desentrañar los misterios del cerebro humano, sobre la importancia que tiene la inversión en investigación básica para la economía y la competitividad.

"Por cada dólar gastado en el proyecto de secuencia del genoma humano se tuvo un rendimiento de 140 dólares", enfatizó acerca de un exitoso esfuerzo de 3.800 millones en diez años, presentado en 1990.