Agencia de ONU apoyará seguridad alimentaria en Cuba con 18 millones de dólares

El gobierno de Raúl Castro tiene como meta aumentar la producción de alimentos y asegurar que todos los cubanos tengan acceso a una alimentación y nutrición suficientes.

EFE

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas anunció este jueves en La Habana un proyecto de apoyo a la seguridad alimentaria de grupos vulnerables en Cuba, al cual destinará 18 millones de dólares entre 2015 y 2018.

Este proyecto "tiene el objetivo de apoyar la seguridad alimentaria y la nutrición del país, apoyando al Gobierno (...) en su grandes prioridades sobre temas alimentarios", dijo a la AFP Laura Melo, representante de esa agencia de la ONU en Cuba.

El gobierno de Raúl Castro tiene como meta aumentar la producción de alimentos, reducir su importación y asegurar que todos los cubanos tengan acceso a una alimentación y nutrición suficientes, según sus enunciados.

Melo señaló que el programa, en desarrollo desde inicios de este año, tiene tres áreas de trabajo, la primera de las cuales es "apoyar la seguridad alimentaria y nutricional, entre los grupos mas vulnerables" (niños menores de tres años, embarazadas, niños en edad escolar y personas mayores).

La segunda, se centra en "fortalecer la cadena de producción agrícola, con un enfoque especial en la producción de frijol, con el objetivo de aumentar la producción, pero introduciendo modelos mas eficientes y sostenibles, tanto de producción  como de abastecimiento a los programas sociales".

En la tercera la base es "la preparación a nivel municipal y local para el manejo de riesgos de desastres naturales, con un enfoque de seguridad alimentaria".

Cuba es azotada frecuentemente por huracanes que provocan pérdidas de cosechas, miles de evacuados y otros daños.

El proyecto se aplicará en 43 municipios de los 168 existentes, y se dirige a socorrer a más 900.000 personas en las cinco provincias orientales (Santiago de Cuba, Tunas, Granma, Holguín y Guantánamo) así como en Pinar del Río, en el extremo occidental.

Cuba importa anualmente unos 2.000 millones de dólares en alimentos, destinados a satisfacer cerca del 80% del consumo nacional.

A pesar de que cada cubano cuenta con una canasta básica subsidiada de alimentos, esta resulta insuficiente y las familias tienen que acudir a otros mercados, cuyos precios aumentan anualmente y resultan muy altos para los salarios.

Estudios sociológicos realizados, señalan que los cubanos invierten más del 60% de sus ingresos en alimentación, en un país donde la educación y la salud son gratuitas.

Temas relacionados