Agresor en marcha de orgullo gay en Jerusalén cometió ataque similar en 2005

En este nuevo ataque hirió con arma blanca a seis personas. Hace tres semanas fue liberado tras haber cumplido una pena de 10 años.

Imagen del momento de la captura del extremista judío.EFE

El ultraortodoxo judío que hirió a cuchilladas el jueves a seis participantes en el Orgullo Gay de Jerusalén había cometido una agresión similar y en las mismas circunstancias en 2005, cuando hirió a tres personas, indicó la policía.

El agresor, Yishai Shlissel, fue liberado hace tres semanas tras haber cumplido una pena de 10 años por un ataque que cometió en el Orgullo Gay de 2005, precisó un portavoz policial.  (Vea imágenes del ataque)

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, condenó con dureza el apuñalamiento sufrido por seis personas. "Es un caso muy grave y llevaremos ante la justicia a los responsables de este acto. En el Estado de Israel la libertad de elección del individuo es uno de los valores básicos. Debemos garantizar que en Israel todo hombre y toda mujer vivan con seguridad cualesquiera que sean sus elecciones", señaló en un comunicado. 

El ataque, que ha suscitado críticas en torno a la insuficiencia del dispositivo de seguridad desplegado por la policía, ha sido condenado por la clase política israelí y por responsables religiosos judíos.

Una de las víctimas, una mujer, se encuentra en un "estado muy grave", mientras que otros dos presentan heridas de menor gravedad y los tres restantes han sido ligeramente heridos, indicó Magen David Adom, el equivalente israelí de la Cruz Roja.

La policía señaló que el agresor había sido detenido antes de que pudiera atacar a otros participantes del desfile, celebrado en el centro de Jerusalén.

El asaltante, Yishaï Shlissel, un judío ultraortodoxo, ya hirió a tres personas en la edición del Orgullo Gay de 2005, precisó la policía. Fue liberado hace tres semanas, tras cumplir diez años de prisión por ese ataque.

Los medios de comunicación, muy críticos con la policía, revelaron que Shlissel había publicado una carta en la que denunciaba la "abominación" que constituía, a su parecer, la celebración del Orgullo Gay en Jerusalén, sin que las fuerzas de seguridad tomaran ninguna medida al respecto.

Un portavoz de la policía aseguró, no obstante, que durante la marcha se había desplegado un "gran dispositivo de seguridad" para evitar cualquier agresión.