Al menos 16 muertos en ataques contra iglesias cristianas en Kenia

Las autoridades de Kenia atribuyen esos atentados a los shebab, pero ellos jamás los han reivindicado.

Al menos 16 personas murieron el domingo en atentados contra dos iglesias de Garissa (este de Kenia), una región fronteriza de Somalia, en el ataque más mortífero desde la intervención del ejército keniano de fines de 2011 en el sur somalí contra los islamistas shebab.

Hombres armados abrieron fuego y lanzaron granadas contra dos iglesias de la ciudad de Garissa cuando los fieles estaban congregados para la misa dominical. Estos atentados coordinados no fueron reivindicados, pero constituyen sin duda alguna una nueva represalia después de la invasión keniana contra los shebab, que continúa en la actualidad.

"Diez personas murieron en el recinto de la iglesia AIC (Africa Inland Church) y otras tres fueron heridas en la iglesia católica, indicó a la AFP el número dos de la policía regional, Philip Ndolo.

El jefe de la Cruz Roja keniana, Abas Gullet, indicó que otras personas murieron durante su traslado al hospital, llevando el balance total a 16 muertos.

Por lo menos 40 habitantes más fueron heridos, diez de ellos de gravedad, según Gullet.

Los atacantes eran por lo menos siete, de acuerdo con la policía. "Nosotros no arrestamos a ningún sospechoso, pero tenemos informaciones sobre la presencia de cinco atacantes en la AIC y dos en la iglesia católica", explicó Ndolo.

Los cadáveres ensangrentados de las víctimas yacían en el suelo mientras los servicios de socorro se precipitaban para evacuar a los heridos, dijeron testigos.

"Es una escena terrible, se pueden ver cuerpos cubiertos de sangre en el piso (...)", declaró el jefe de la policía de la provincia nororiental, Leo Nyongesa, según el cual los atacantes, que estaban armados, lograron apoderarse además de las armas de los policías que custodiaban los dos edificios.

El Consejo Supremo de los Musulmanes de Kenia condenó estos ataques, recordando que "todos los lugares de culto deben ser respetados".

"Nosotros queremos expresar nuestras condolencias, y lamentamos que todavía no haya arrestos", comentó el presidente de ese Consejo, Abdulghafur El Busaidy.

Garissa se encuentra en la provincia nororiental de Kenia, a unos 140 km de la frontera con Somalia. Esta ciudad también está a 70 km del gigantesco campo de refugiados de Dadaab, que alberga a unos 465.000 refugiados somalíes, donde el viernes pasado cuatro trabajadores humanitarios extranjeros que trabajaban para la ONG Norwegian Refugee Council (NRC, Consejo Noruego para los Refugiados) fueron secuestrados y un chofer keniano asesinado.

El ejército lanzó una gran operación de búsqueda en toda la región para encontrar a los secuestrados, pero sin éxito hasta la fecha.

Varias ciudades de Kenia, incluyendo a Nairobi, la capital, y la gran ciudad de Mombasa, junto a la costa, fueron blanco de atentados en los últimos meses --sobre todo con granadas-- después de que el ejército keniano entró en octubre de 2011 en el sur de Somalia para desalojar a los islamistas somalíes shebab y que estos últimos amenazaron a Kenia con responder a esa "agresión".

Dos empleadas españolas de Médicos Sin Fronteras (MSF), Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, fueran secuestradas en octubre en el campo de refugiados de Dadaab.

Las fuerzas de seguridad que patrullan el sector keniano de las regiones fronterizas también son regularmente blanco de artefactos explosivos y de ataques.

En general, las autoridades de Kenia atribuyen esos atentados a los shebab, pero ellos jamás los han reivindicado.

Temas relacionados
últimas noticias