Al ritmo de "El Chapo": los narcorridos inspirados en el capo mexicano

El Don de la mafia de México ha servido de musa para cientos de músicos. La vida y hazañas del narcotraficante más famoso del mundo han inspirado toda una colección de narcocorridos. Aquí la historia contada en canciones.

AFP

Desde la época de la Revolución mexicana (1910-1920) México ha tenido una tradición de oda al bandolero, a la figura del campesino que se revela contra el Estado, a quien roba a los ricos y les da a los pobres al humilde agricultor que cambió su cultivo por unas semillas más rentables. (Vea también La otra cara de "El Chapo") Pancho Villa fue inmortalizado con polkas y valses por su acciones contra la dictadura. Luego los contrabandistas fueron los que se ganaron el talento de los cantautores populares. Después de los años 70 el turno fue para los campesinos que decidieron meterse al contrabando y finalmente Los Tigres del Norte, Los Tucanes de Tijuana y el Grupo Exterminador convirtieron a los narcos en los héroes de sus canciones. (En casa donde se escondía "El Chapo" encontraron DVD de "La Reina del Sur")

Sin embargo, ha sido Joaquín “El Chapo” Guzmán quien más discos ha inspirado. Sus comienzos, su historial criminal y sus fugas han sido inmortalizadas en estos narcocorridos, lo más representativo de la cultura criminal mexicana.

Los comienzos del “Chapo”: “Bajó de la sierra cuando era un chiquillo”. 

 

Siempre se ha dicho que Guzmán es muy querido en Sinaloa, en donde ayuda a mucha gente y se ganó el apoyo a las buenas o a las malas. Estas canciones justifican las acciones del “Chapo” quien, según los intérpretes, “por su onda de ayudar trae mucha gente consigo”.

Sus fugas también han sido inmortalizadas. La primera, la de 2001, cuando en un carrito de lavandería, según unos, y otros, salió caminando por la puerta principal tras sobornar a medio penal. “Con dinero baila el perro, las puertas solitas abren”.

Y la segunda fuga, la del 11 de julio de 2015: “vamos a ver con qué sale don Enrique Peña Nieto, el señor se les peló por debajo de la tierra”, cantan los norteños.