Alivio en Rusia

Cuando los Estados Unidos anunciaron sus sanciones más recientes contra Rusia, el día de ayer, casi se escucha un suspiro de alivio en Moscú.

Vladimir Putin, presidente de Rusia. / AFP

Mientras que los siete individuos que fueron el objetivo de las sanciones se hallan entre las personas más poderosas y cercanas al presidente Vladimir Putin, la lista no parece que tendría mayor impacto económico.

“Aún no hay un intento por apuntar hacia la economía más amplia”, dijo Neil Shearing, el principal economista de mercados emergentes en Capital Economics. “Mientras están fortaleciendo las sanciones, el ritmo al que lo hacen es glacial”.

Aunque las nuevas sanciones están dirigidas hacia una lista más amplia de compañías, sumando 17 nombres nuevos, todos estos grupos están atados a Gennady Timochenko, Arkady y Boris Rotenberg, o el Banco Rossiya, que son individuos que aparecieron en la segunda ola de sanciones, en marzo.

El impacto de las sanciones de marzo fue muy limitado, porque se enfocó en los activos personales de los individuos, y en las compañías en las que tenían una participación de al menos 50%. Es poco probable que las sanciones de ayer cambien significativamente la situación, pues las compañías que fueron sancionadas hacen la mayoría de sus negocios dentro de Rusia.

Los banqueros dijeron que los tres bancos que se sumaron a la lista eran todos jugadores relativamente pequeños, que probablemente no tengan lazos comerciales con instituciones de Estados Unidos o Europa, con la excepción de Visa y Mastercard, que proveen tarjetas para clientes del Banco SMP.

“Estaría sorprendido si el Bank of America o Nomura se despertaran esta mañana con alguna exposición a clientes en la lista de sanciones. Todos han sido conscientes del riesgo cada vez mayor de Rusia durante el último mes”, dijo David Nangle, director de investigación de capital en Renaissance Capital.

El día de ayer, el SMP urgió a sus clientes a utilizar “efectivo o tarjetas de crédito de bancos distintos” cuando viajen al exterior y utilizar otros bancos para hacer cualquier transferencia de dinero o cambio de monedas, pues sus transacciones podrían ser bloqueadas.

Visa y Mastercard dijeron que las sanciones habían afectado a sus negocios en Rusia. Ambas compañías ya han dejado de procesar pagos por parte del Banco Rossiya y corren el riesgo de perder una mayor porción del mercado a sistemas nacionales de pago rusos.

 

Temas relacionados