La amenaza del terror

El ataque en Berlín podría confirmar lo que Europol alertó a comienzos de diciembre: hay docenas de lobos solitarios preparados para asaltar.

Mensajes que dejaron los alemanes tras los ataques contra el mercado navideño en Berlín. Al igual que otras víctimas europeas del terrorismo, los alemanes piden no dejarse vencer.  / AFP
Mensajes que dejaron los alemanes tras los ataques contra el mercado navideño en Berlín. Al igual que otras víctimas europeas del terrorismo, los alemanes piden no dejarse vencer. / AFP

El atentado en Bruselas, la masacre en la discoteca Pulse en Orlando (EE. UU.), el ataque suicida en el aeropuerto de Estambul (Turquía), la toma de rehenes en un restaurante en Daca (Bangladés), el ataque con un camión que dejó 87 muertos en Niza (Francia), y el más reciente, el camión que arrolló a docenas de personas en un mercado navideño en Berlín (Alemania), dejando 12 muertos y 48 heridos, son los seis trágicos eventos que sacudieron al planeta y revelaron el poder del Estado Islámico (EI).

Aunque el grupo terrorista haya sufrido varios golpes en el terreno —perdió cerca de la mitad de lo que controlaba hace dos años— y no tenga las millonarias arcas que solía administrar, sigue siendo una amenaza.

Seth Jones, director del Centro Internacional de Política de Seguridad y Defensa de la Corporación Rand, un centro de investigación estadounidense que analiza documentos del EI descubiertos por las fuerzas iraquíes y de EE. UU. en Siria e Irak, le dijo a la BBC que el grupo comenzó una transformación.

“El Estado Islámico está pasando de ser una organización que controla grandes cantidades de territorio a un grupo terrorista que está atacando objetivos”. Y agregó: “En 2014 hubo entre 150 y 200 ataques por mes. En ciertos meses de 2016 hubo casi 400 ataques”.

Los ataques de 2016 produjeron cientos de muertos y más de mil heridos, de acuerdo con los registros de prensa.

Jones le dijo a la BBC que “están tratando de alentar a la gente que cree que la organización está en declive para que continúe combatiendo, para demostrar que todavía existe y que continúa atacando a ‘los infieles’”.

El periódico Le Monde reportaba recientemente que otros documentos revelaron que los terroristas se están ramificando hacia Nigeria, Afganistán, Arabia Saudita, Argelia y Egipto, además de algunas partes de Europa.

Respecto a la amenaza en territorio europeo, a comienzos de diciembre Europol publicó un informe sobre los cambios de táctica llevados a cabo por Daesh (Estado Islámico en árabe) a medida que la organización pierde terreno en Siria e Irak. El organismo advertía sobre la posibilidad de nuevos atentados yihadistas en el seno de la UE por parte de los denominados lobos solitarios, “varias docenas de los cuales pueden encontrarse ya sobre el terreno y preparados para asaltar”, según el reporte.

Además de Francia y Bélgica, que sufrieron ataques en 2015 y 2016, “los demás países europeos que integran la coalición anti-EI pueden convertirse en objetivo de terroristas dirigidos o inspirados”.

Europol indica que la amenaza no se circunscribe sólo al EI. Grupos como Al Qaeda y el Frente Al Nusra (llamado Jabhat Fatá al Sham desde julio), una de sus filiales, también pueden animar a residentes de la Unión Europea a la agresión.

Los cambios de táctica terrorista del Estado Islámico para mantener la amenaza en Europa, como se titula el documento, indica que dicho grupo ha demostrado ser muy hábil a la hora de “arrastrar a la gente para cometer ataques”.

Temas relacionados