Amenazas terroristas para el aniversario

El ‘Washington Post’ informó que las autoridades rastrean a un grupo de al menos tres individuos provenientes de áreas tribales de Pakistán, que habrían entrado a EE. UU. para detonar un carro bomba en Nueva York o Washington.

Después de recibir los informes sobre posibles ataques terroristas que serían perpetrados mañana durante la conmemoración del décimo aniversario de los atentados ocurridos el 11 de septiembre de 2001, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ordenó redoblar los esfuerzos para garantizar la seguridad en su país. Pero, a pesar de las extremas medidas de prevención, el miedo ronda en las principales ciudades. Durante una década el terrorismo se ha enquistado en la mente de los estadounidenses.

La amenaza está relacionada con documentos hallados por las tropas estadounidenses el pasado 2 de mayo, cuando dieron de baja en Pakistán a Osama Bin Laden, cabeza de Al Qaeda, la red terrorista responsable de los atentados del 9/11. En los documentos se encontraron planes de atacar Nueva York y Washington durante el décimo aniversario de los atentados. Sin embargo, Al Qaeda no ha reivindicado la información.

La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, indicó que, aunque no se trata de una amenaza “verosímil”, se mantiene la máxima vigilancia para detectar y frustrar cualquier atentado.

Los medios prenden las alarmas y despiertan el nerviosismo de los estadounidenses. El Washington Post informó que las autoridades rastrean a un grupo de al menos tres individuos provenientes de áreas tribales de Pakistán, que habrían entrado a EE.UU. para detonar un carro bomba en Nueva York o Washington.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció que en vísperas de la fecha habrá un despliegue de policías que prestarán especial atención a los túneles, puentes y centros de transporte. También hizo un llamado a los neoyorkinos para permanecer alertas e informar a las autoridades sobre cualquier acción sospechosa, aunque a la vez les pidió no cambiar su rutina y usar el transporte público.

Al emitir una alerta mundial para los pasajeros que viajen mañana en avión, el Gobierno de EE.UU. admitió lo que es claro para la mayoría de sus ciudadanos: que diez años después de que George W. Bush declarara la guerra contra el terrorismo, la amenaza que representa Al Qaeda sigue vigente y tiene la capacidad suficiente para hacer daño.

Un sondeo realizado por Gallup entre el 11 y el 14 de agosto, a 1.008 estadounidenses, indica que seis de cada diez encuestados creen que los terroristas seguirán encontrando medios para atacar a EE.UU., independientemente de los esfuerzos que haga el Gobierno para prevenirlo. Mientras el 46% considera que EE.UU. y sus aliados han ganado la guerra contra el terrorismo, el 42% cree que hasta ahora no hay ganadores en esa guerra. El 9% piensa que los ganadores son los terroristas.
 

Temas relacionados