Analizan cajas negras de avión de AirAsia que se estrelló en el mar de Java

Dos expertos de Airbus en Jakarta van a ayudar a los investigadores a encontrar las causas del accidente del avión que cayó al mar con 162 personas a bordo.

EFE

Las cajas negras del avión de AirAsia que se estrelló en el mar de Java en diciembre con 162 personas a bordo, se hallan en manos de los investigadores, que tratarán ahora de dilucidar las causas exactas de la tragedia.

Dos expertos de Airbus en Jakarta van a ayudar a los investigadores a analizar las cajas negras del vuelo que cayó al mar tras haber despegado de la localidad indonesia de Surabaya el 28 de diciembre con destino Singapur.

Dos semanas después de la tragedia, el registro telefónico CVR (Cockpit Voice Recorder), una caja rectangular de color naranja que guarda las comunicaciones orales entre los pilotos y los controladores aéreos, fue recuperada y se encontraba a bordo del buque de guerra indonesio KRI Banda Aceh. La otra grabadora, la de vuelo FDR (Flight Data Recorder), se encontraba debajo de los restos del ala y fue izada a la superficie el lunes.

El comandante de la armada, el general Moeldoko, se había mostrado confiado en recuperar la segunda caja negra, que había sido localizada a unos 20 metros del FDR y emitía potentes señales sonoras.

Las cajas negras son indispensables para establecer las circunstancias exactas del drama: una grabadora contiene los diálogos en cabina entre los pilotos y con el control aéreo, y la segunda los parámetros del avión (velocidad, altitud, etc.). Los buzos localizaron el domingo las cajas negras a unos 30 metros de profundidad en el mar de Java, sepultadas entre los restos del fuselaje del avión. Fuertes corrientes dificultaron las operaciones.

Según un informe preliminar de la Agencia Meteorológica Indonesia, las condiciones climáticas fueron "el factor desencadenante" del accidente. El hielo en los motores pudo provocar la caída del avión cuando cruzaba nubes con temperaturas de entre -80 y -85º C. No obstante, algunos expertos pusieron en tela de juicio esa hipótesis al estimar que las informaciones disponibles son insuficientes para establecer con precisión las causas de la catástrofe, y que es indispensable analizar los datos contenidos en las cajas negras.

Cuerpos atrapados en el fuselaje

La caída al mar del vuelo QZ8501 es la primera tragedia que enfrenta la compañía AirAsia. El director ejecutivo de la empresa, Tony Fernandes, se comprometió este martes a "revisar y a mejorar los productos y los servicios" de la aerolínea.

Según los primeros elementos de la investigación, a partir del examen de los restos del avión, el aparato se dislocó al golpear la superficie del mar, según S.B. Supriyadi, un responsable de la Agencia de Búsqueda y Rescate. "La cabina estaba presurizada y antes de que la presión se pudiera ajustar, cayó... y bum". Esta explosión la oyeron testigos de la zona", agregó el responsable.

Entre las 162 personas a bordo figuraban 155 indonesios, un francés (el copiloto), un británico, tres surcoreanos, un malasio y un singapurense. Sólo se han recuperado hasta ahora 48 cuerpos. No hubo sobrevivientes. Para las autoridades la prioridad es recuperar el fuselaje donde se presume que puede haber decenas de cuerpos atrapados, dijo S.B. Supriyadi. "Debemos encontrar el fuselaje y los cuerpos de las otras víctimas" para entregárselos a sus familiares.

AirAsia Indonesia, filial de la compañía malasia AirAsia, tiene prohibido el corredor de vuelo Surabaya-Singapur hasta la conclusión de la investigación de la catástrofe aérea, por haberlo utilizado sin permiso el día del vuelo, según las autoridades indonesias.