Arabia Saudita golpeada por tres atentados suicidas en un día

La violencia comenzó en Jeddah, un centro comercial, donde un hombre identificado por el gobierno como nacido en Pakistán se detonó a sí mismo.

Arabia Saudita está decidida a luchar contra el terrorismo.Bloomberg News

El activismo contra la familia Al Saud reinante en Arabia Saudita se intensificó, con tres atentados suicidas en un día, el mayor desafío a la seguridad interna del reino desde que hace una década aplastó una insurgencia de al-Qaeda.

Nadie se atribuyó los atentados y la sospecha recae en el Estado Islámico, que ha jurado deponer a los gobernantes del Golfo que consideran traidores al Islam. Uno de los atentados del lunes, cerca de la Mezquita del Profeta, en la ciudad santa de Medina, apuntó al corazón de la legitimidad de la familia Al Saud, la custodia de los lugares sagrados del Islam.

"Es probable que los sauditas respondan firmemente, si es que no duramente, a los ataques", dijo James Dorsey, un investigador de asuntos internacionales de la Nanyang Technological University de Singapur, en respuesta a preguntas enviadas por correo electrónico. En el caso de haber sido coordinados, los atentados "demostrarán la habilidad del EI de atacar varias veces el reino en menos de 24 horas, lo cual sugiere que el reino tiene un verdadero problema".

La violencia comenzó en Jeddah, un centro comercial, donde un hombre identificado por el gobierno como nacido en Pakistán se detonó a sí mismo cerca del consulado de los Estados Unidos. Horas más tarde, en el otro extremo del país, dos terroristas atacaron una mezquita shiíta en la Provincia Oriental. En Medina, la segunda ciudad más sagrada para el Islam después de La Meca, cuatro guardias de seguridad murieron frente a la Mezquita del Profeta.

Los ataques prolongan una racha terrorista de dos semanas que ha causado la muerte a decenas de personas en Irak, Turquía y Bangladesh. Kuwait reforzó la seguridad alrededor de sus instalaciones petroleras el lunes luego de haber disuelto un supuesto plan para atacar una comunidad shiíta y un edificio estatal.

Arabia Saudita está decidida a luchar contra el terrorismo "con mano dura", dijo el rey Salman el jueves en un discurso para conmemorar el comienzo de la celebración musulmana de Eid. El desafío más grande para la comunidad musulmana es proteger a la juventud de "los peligros del extremismo", añadió.

Sacudida económica

Las amenazas de violencia han cambiado los procedimientos de seguridad en la capital, Riad, con la instalación de detectores de metales y escáneres de pertenencias en edificios de oficinas y centros comerciales. Hace un año, las autoridades sauditas declararon que habían arrestado más de 400 militantes del Estado Islámico acusados de colaborar con atentados dentro del reino, la mayoría de nacionalidad saudita.

La escalada de violencia en el mayor proveedor de petróleo del mundo ocurre mientras el príncipe heredero sustituto Mohammed bin Salman dirige el país durante mayor la reorganización económica de su historia, apuntada a reducir la dependencia del petróleo y aumentar la inversión extranjera. El crecimiento económico de Arabia Saudita será de 1,5 por ciento este año, el nivel más bajo desde el 2009, según información recabada por Bloomberg.

Los atentados del lunes no afectaron los precios del petróleo. El petróleo Brent cayó por debajo de los US$50 el barril en medio de señales que indican que las reservas se mantienen abundantes. La bolsa de Arabia Saudita está cerrada esta semana debido a la festividad islámica de Eid.