Argentinos deberán someterse a fuertes aumentos de tarifas de servicios públicos

El gobierno argentino dijo a los ciudadanos que “tarde o temprano” tendrán que ajustarse a los aumentos de hasta 400% en sus facturas, con el fin de reducir el déficit fiscal de ese país.

Miles de argentinos han protestado contra los desorbitados aumentos en las tarifas de servicios y transporte público. / Archivo AFP

El gobierno argentino considera que "tarde o temprano" la población tendrá que afrontar la aplicación de los fuertes aumentos de tarifas en servicios públicos, en especial del gas, luego que una ola de amparos judiciales los frenara en tribunales.

"Hay que dejar en claro que tarde o temprano habrá que pagar el ajuste. En este momento no están las facturas definidas, hasta que no esté la resolución judicial, pero es importante saberlo que esto hay que pagarlo", afirmó este jueves el jefe de gabinete Marcos Peña a la radio local Mitre.

El gobierno argentino se vio forzado por fallos judiciales y protestas a principios de julio a poner un límite a los aumentos de las facturas de gas, fijado en 400% para los hogares y 500% para el sector comercial y las pequeñas y medianas empresas. Pero al comprobarse que se distribuyeron facturas con alzas que superaron el 1.000% tuvieron que pedir a los usuarios más afectados que no las pagaran.

El ajuste anunciado desde abril pasado y que alcanza al transporte, el suministro de electricidad y el de agua, apunta a reducir el déficit fiscal que el gobierno del liberal Mauricio Macri estimó en el orden del 7% en 2015.

Peña insistió en que es "importante ayudar a tomar más conciencia de qué se paga, por qué se paga y qué es lo que se subsidia. Nosotros queremos ir bajando el déficit fiscal e ir redirigiendo los subsidios hacia quienes realmente lo necesitan", dijo.

Se espera que la Corte Suprema se pronuncie sobre las tarifas de gas en agosto en respuesta a una apelación del gobierno.

Macri impulsó los aumentos bajo el argumento de que las tarifas de gas, luz y agua estaban rezagadas y responsabilizó a los gobiernos de centroizquierda de Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), que las subsidiaban con impuestos a grandes contribuyentes.

La alicaída tercera economía de América Latina tiene dificultades para seguir afrontando las importaciones de gas y petróleo. Macri, en el poder desde diciembre, ha pedido a la ciudadanía cambiar hábitos de consumo con el argumento que Argentina "no puede importar más".

El gobierno pide a los 44 millones de habitantes aprender a consumir menos en el invierno "más frío de los últimos 60 años", había dicho Peña hace tres semanas.

El pasado 14 de julio miles de personas participaron de la protesta "Ruidazo contra el tarifazo", haciendo sonar bocinas de autos y ollas en las calles. Un acción similar está convocada para el próximo 4 de agosto.

Temas relacionados