11 policías y un periodista muerto dejó jornada violenta en Afganistán

Una violenta jornada en Afganistán dejó un periodista afgano de la BBC asesinado, 11 policías muertos en un ataque a un convoy y una explosión dejó dos heridos en una oficina de la ONU en el este del país, informaron el domingo las autoridades.

Asimismo, un insurgente talibán murió y otros dos quedaron heridos en un enfrentamiento armado en la región central de Afganistán, dijo la policía.

La British Broadcasting Corp. informó que uno de sus periodistas afganos, Abdul Samad Rohani, fue asesinado de un balazo en la cabeza tras haber sido secuestrado el sábado.

El cadáver de Rohani, quien era el reportero en la provincia de Helmand para el servicio mundial de la BBC en idioma pashtu, fue hallado el domingo después que desapareció un día antes en Lashkar Gar, un pueblo de Helmand.

El jefe policial de Helmand, Mohammad Hussein Andiwal, dijo que el cadáver de Rohani fue hallado en un cementerio de Lashkar Gah.

El ataque al convoy ocurrió en el distrito de Qarabagh, en la provincia central de Ghazni, dijo el vicegobernador Kazim Allayar. Dijo que por lo menos tres vehículos policiales fueron destruidos. No se informó de inmediato si murieron insurgentes.

El comandante policial Dowlat Khan confirmó las bajas en el enfrentamiento entre la policía y los insurgentes, que ocurrió en el área de Mullah No.

Asimismo, una bomba estalló el domingo a 150 metros de la oficina de las Naciones Unidas en el este de Afganistán, donde hirió a dos personas, dijeron funcionarios.

El general Mohammad Ayub, jefe de policía de la provincia de Khost, dijo que un hombre cargaba los explosivos con la intención de colocarlos debajo de un puente, pero aparentemente estallaron antes de tiempo. El atacante sobrevivió pero estaba herido de gravedad en un hospital. Una mujer que pasaba cerca resultó herida.

Aleem Siddique, vocera de la misión de la ONU en Afganistán, dijo que era prematuro afirmar si el edificio de la ONU en Khost era un objetivo intencional del atacante.

Los combatientes locales han acrecentado sus ataques en los últimos dos años contra la mal entrenada policía de Afganistán, que tampoco está bien armada. El año pasado más de 900 policías murieron en ataques rebeldes.

Temas relacionados

 

últimas noticias