Crimen organizado en México ha dejado cerca de 28.000 muertos

La cifra fue revelada por el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen).

El director del Cisen, Guillermo Valdés, presentó esta cifra ante el presidente Calderón, académicos, periodistas y expertos en seguridad reunidos en el foro 'Diálogo por la seguridad', que inició el lunes con un encuentro del mandatario con representantes de grupos civiles y empresariales.

Valdés dijo que el número de muertes violentas ha registrado un ascenso desde 2006 y ha llegado en 2010 a un poco más de 28.000.

Apenas a mediados de julio pasado, la Fiscalía federal había informado que la cifra de muertes por la ola de violencia de la guerra que libran los cárteles de las drogas y estos contra las Fuerzas Armadas mexicanas era de 24.826, de los que 7.048 se registraron en lo que va de este año.

Desde que Calderón asumió el poder declaró una guerra contra los cárteles de las drogas, enviando a miles de soldados y agentes federales a los estados conflictivos, entre ellos varios de la frontera con Estados Unidos.

El mandatario ha comenzado a dar un giro -por lo menos en su discurso- sobre su enfoque del combate al crimen organizado y pasó de llamarle “guerra contra el crimen organizado” a 'lucha contra la inseguridad' y  dijo que está dispuesto a revisar su estrategia.

Este lunes, con los grupos sociales, aceptó que México vive “una nueva etapa del fenómeno de la inseguridad” y que hay “un escalamiento de la violencia del crimen” que amenaza la seguridad de los mexicanos.

El director del Cisen detalló este martes que desde finales de 2006 se han registrado en el país 963 enfrentamientos de las bandas criminales contra las Fuerzas Armadas y policías.

Desde diciembre de 2006, han sido decomisados al crimen organizado 34.699 vehículos, 157% más que en el mismo periodo del Gobierno anterior; 84.000 armas largas y cortas, 200% más que en el periodo anterior; 330 millones de pesos (25 millones de dólares) y 411 millones de dólares, respectivamente 1.500 y 1.000% más que en el mismo periodo del mandato anterior, dijo Valdés.

Sobre capturas de criminales afirmó que en el periodo de referencias se han hecho “detenciones importantes” de integrantes de todos los carteles y puso como ejemplo los casi 20.000 arrestados del cartel del Golfo-Zetas (estos se separaron este año), 18.000 del Pacífico (Sinaloa), 12.000 de Juárez y 9.000 de los Beltrán Leyva. En el país operan además los cárteles de los hermanos Arellano Félix (Tijuana) y la Familia Michoacana, entre otros.

Calderón dijo que tomaba nota del debate que se suscitó durante la reunión sobre la regulación de las drogas, como una parte para enfrentar la situación de violencia que genera el narcotráfico.

“Deben analizarse siempre los convenientes e inconvenientes a profundidad. Los argumentos de uno y de otro son fundamentales”, dijo el mandatario al señalar que hay quienes dicen que la legalización implicaría un aumento enorme del consumo de drogas. Una medida así “implica que un país tome la decisión de dejar en riesgo a varias generaciones de jóvenes y adolescentes”, apuntó.

Explicó que los argumentos a favor de legalizar las drogas apuntan a que se bajarían los precios y, por ende, reduciría los ingresos para la criminalidad.

Sin embargo, dijo que los precios de los estupefacientes no se determinan nacionalmente y al ser México vecino de Estados Unidos, “el mayor consumidor de drogas en el mundo”, lo que hagan los mexicanos respecto al precio “va a ser irrelevante”.