Hispano sobrevive tras recibir 23 disparos de Policía de Nueva York

Aún es incierto si el implicado es responsable de otro homicidio.

Un hombre hispano recibió 23 heridas de bala de la Policía en un incidente en el que murió otro hispano y sobre el que hay versiones contradictorias acerca de si el herido estaba armado o no.

La policía apunta a Ángel Álvarez como el presunto autor de los disparos que costaron la vida a Luis Soto, de 22, y dice también que él abrió fuego contra los agentes que acudieron el domingo de madrugada al lugar de los hechos en Harlem e hirió a dos.

Por el contrario, el abogado de Álvarez, que se encuentra consciente y en estado estable en un hospital, dice que su defendido no estaba armado, afirmación que fue corroborada por testigos presenciales al diario The Wall Street Journal.

Según los testigos, Álvarez y Soto se enfrentaron solo a "puñetazos" y después se inició el tiroteo.

Fuentes policiales dijeron, por el contrario, que cuatro agentes presenciaron cómo Álvarez, que ha sido detenido en ocho ocasiones, disparó y mató a Luis Soto y luego abrió fuego contra los policías, quienes respondieron con más disparos.

Se dispararon al menos 50 balas, de las que 46 salieron de las armas de los policías y 23 acabaron sobre Álvarez, según los medios.

The Wall Street Journal afirma que todo comenzó cuando Álvarez y Soto se enzarzaron en una discusión por una mujer que conocían.

Otras tres personas que se encontraban en el lugar de los hechos también resultaron heridas, y ahora las fuerzas de seguridad de la ciudad investigan si en el tiroteo participó alguien más.

El agente Michael Tedeschi recibió por error un disparo por parte de uno de sus compañeros que impactó en el chaleco antibalas que llevaba, mientras que otro policía, el hispano Alfredo Vargas, de 28 años, resultó herido en la mano.

El caso ha provocado una nueva polémica en Nueva York, donde hay quienes consideran que la actuación de la Policía fue desmedida.

Temas relacionados