Mineros atrapados en Chile no podrán trabajar en su propio rescate

Los trabajadores ya respondieron las cartas enviadas de los familiares.

El ministro chileno de Minería, Laurence Golborne, descartó el miércoles que los 33 obreros atrapados desde el 5 de agosto en una mina del norte del país realicen trabajos pesados para ayudar en su propio rescate.

Golborne, que permanece junto a la mina San José, explicó que la máquina que excavará el túnel por el que se tratará de evacuar a los obreros hasta la superficie perfora de arriba hacia abajo.

Por lo tanto, no es necesario hacer labores desde el fondo de la mina, dijo Golborne, que añadió que incluso para los atrapados puede ser perjudicial involucrarse en las faenas.

"Ellos no tienen equipamiento adecuado, ni tampoco es conveniente que estén contaminando con motores el aire que están respirando", indicó.

Según los responsables de las tareas de rescate, la máquina, facilitada por la estatal Corporación del Cobre (Codelco), comenzará su tarea el próximo fin de semana.

Este miércoles, por otra parte, se espera habilitar un sistema de comunicación constante con los 33 atrapados, aunque no se ha indicado en qué momento podrán hablar directamente con sus familiares, con los cuales sólo han intercambiado cartas.

La noche de este martes, los familiares recibieron las respuestas a las cartas que habían enviado antes al fondo de la mina, lo que dio lugar a emotivas escenas en el campamento "Esperanza", donde permanecen desde el día del accidente.

Tras leer las misivas, las madres, esposas o hijos de los mineros recorrían emocionados todo el sector para compartir su contenido con los demás familiares y amigos.

Algunos mineros contaron en las cartas que extrañaban las comidas caseras, pero en general decía que se encontraban en buenas condiciones.

"Estoy muy emocionada, porque este es un reencuentro con nosotros y lo que más me emociona es que le dice a mi mamá que está trabajando y que el turno le salió mas largo de lo previsto. Eso me emocionó porque lo está tomando con calma", dijo a radio Cooperativa la hija de uno de los mineros.

Jéssica Yáñez le había escrito a su marido Esteban Rojas, con quien se casó hace 25 años, que esperaba que cuando lo rescataran "por fin nos casemos por la Iglesia".

"Hola Jéssica, muchas gracias por preocuparte y pedirle a Dios que estemos bien. Saludos a mis hijos, a mis nietos, a mis yernos y a mis papás. Los quiero mucho y sigan rezando para salir luego de este lugar. Y cuando salga, compramos el vestido de novia y nos casamos por la Iglesia. Se despide Esteban Rojas", respondió el marido.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, confirmó que dos de los atrapados, cuyos nombres no facilitó, tienen conocimientos de enfermería, lo que facilitará la atención del grupo de trabajadores.

"Hay dos personas que tienen un conocimiento bastante importante de técnicas de enfermería, que por supuesto significan un tremendo tesoro para la situación que nos toca vivir", precisó Mañalich.

Añadió que los enfermeros harán un parte diario sobre el estado de salud de cada uno de sus compañeros, para lo cual se les enviaron medidores de temperatura y presión arterial.