Comienza proceso de identificación de 72 cuerpos hallados en México

Entre las víctimas se encuentran ciudadanos de Brasil, Honduras, Ecuador y El Salvador.

Diplomáticos de Brasil, Honduras, Ecuador y El Salvador llegan este jueves a Tamaulipas, en el noreste de México, para identificar a los 72 presuntos emigrantes asesinados, matanza condenada por el presidente Felipe Calderón y que desnuda el drama de la emigración.

"El presidente Felipe Calderón condena enérgicamente los hechos en los que perdieron la vida 72 personas, presuntamente migrantes" en la comunidad de San Fernando, estado de Tamaulipas, informó la presidencia la medianoche del miércoles en un comunicado.

El texto subraya que esta matanza se dio "en el entorno de una lucha violenta" entre el cartel del Golfo y sus ex aliados Los Zetas, a los que acusa de extorsionar y secuestrar a los emigrantes "para abastecerese de recursos y personas" pues estarían debilitados por las acciones del gobierno.

La presidencia confirmó que se ha solicitado la asistencia consular El Salvador, Honduras, Ecuador y Brasil para la identificación de los cuerpos.

El cónsul brasileño en México, Marcio Lage, dijo a la AFP que la cancillería mexicana podría "enviar el jueves a agentes consulares de Brasil, Ecuador, El Salvador y Honduras" a San Fernando, donde se encuentran los cuerpos".

Militares mexicanos encontraron el martes los 72 cadáveres, 14 de ellos de mujeres, luego de un enfrentamiento con presuntos sicarios del narcotráfico y del testimonio de un ecuatoriano que sobrevivió a la tragedia y se presentó en la Armada (Marina) de México para solicitar auxilio.

Entre las víctimas se cuentan por lo menos cuatro ciudadanos brasileños, lo que será precisado en San Fernando por un cónsul de Brasil a partir de los documentos encontrados a un lado de los cuerpos, añadió Lage.

El diario Reforma publicó este jueves una imagen del lugar de los hechos en la que se observan numerosos cádaveres, alineados uno al lado del otro junto a un muro, con los ojos vendados y las manos amarradas a la espalda.

Hugo Carrillo, embajador de El Salvador en México, indicó que aún no tienen "un dato cierto" sobre los salvadoreños que podrían haber muerto y que este jueves "llegará un cónsul nuestro desde Monterrey (norte) y otro de Ciudad de México".

Una fuente de la Procuraduría General (PGR, fiscalía) en Tamaulipas explicó que, según la versión del ecuatoriano sobreviviente, un joven de 18 años, los secuestradores, a los que señala como Los Zetas, les ofrecieron trabajo como sicarios con una paga de 1.000 dólares quincenales.

Al escuchar la negativa de los indocumentados, empezaron a disparar contra ellos, añadió la fuente.

El ecuatoriano, identificado como "Freddy", fue declarado testigo protegido de la fiscalía.

Los gobiernos de la región condenaron este miércoles la masacre, y los países que tienen ciudadanos entre las víctimas anunciaron que colaborarán con las investigaciones.

"Eso es gravísimo y lamentable, pero la embajada y los consulados se han movilizado inmediatamente", dijo el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, tras una reunión en Quito con su homóloga mexicana, Patricia Espinosa.

El gobierno estadounidense, autoridades y organizaciones defensoras de los derechos humanos en el mundo también deploraron la matanza, que desnudó el drama que viven los miles de emigrantes que cruzan el territorio mexicano para tratar de llegar a Estados Unidos.

La Comisión de Derechos Humanos de México registró en 2009 el secuestro a manos de los Zetas de 10.000 emigrantes en un lapso de seis meses.

El estado de Tamaulipas, fronterizo con Texas, es escenario de una pugna entre el cártel del Golfo y Los Zetas, liderados por soldados de élite desertores.

La violencia en torno al narcotráfico ha provocado más de 28.000 muertos desde finales de 2006 y ha movilizado a 50.000 militares para combatir a los cárteles.

En los últimos dos meses y medio se registraron otros dos grandes hallazgos de cadáveres, en fosas clandestinas que las autoridades estiman fueron usadas por sicarios para deshacerse de los cuerpos de enemigos. En julio, se hallaron 51 cadáveres en una de ellas en Nuevo León (norte), y en junio se encontraron 55 en Guerrero (sur).

Temas relacionados

 

últimas noticias