Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

Ruanda retirará tropas de paz de Sudán si ONU publica informe perjudicial

En el informe se acusa al ejército ruandés de genocidio en la República Democrática del Congo.

Ruanda retirará sus tropas de la misión de paz internacional en Sudán si la ONU publica un informe que acusa al ejército ruandés de genocidio en la República Democrática del Congo (RDC), confirmaron fuentes oficiales ruandesas.

"El ejército ruandés ha puesto en situación de alerta a sus tropas en Sudán y las retirará en el caso de que la ONU publique su vergonzoso y perjudicial informe", dijo el ministro de Defensa ruandés, James Kabarebe, al que cita la Agencia Ruandesa de Noticias (ARN).

Por su parte, un portavoz de las fuerzas armadas ruandesas, el teniente coronel Jill Rutaremara, al que también cita la RNA, confirmó que "el ejército ruandés ha finalizado un plan para retirar sus tropas del contingente de paz desplegado en Sudán en cumplimiento de una directiva del Gobierno" de Kigali.

Ruanda tiene alrededor de 3.500 soldados en Sudán, la mayoría en la conflictiva región occidental de Darfur, integrados a las misiones internacionales que las Naciones Unidas y la Unión Africana han desplegado en ese país.

La reacción de Ruanda se produce días después de que se filtrara a los medios de comunicación el borrador de un informe de la ONU en el que se afirma que el ejército ruandés podría ser acusado de actos de genocidio y crímenes de guerra y contra la humanidad durante su intervención en la RDC entre 1995 y 1998.

La intervención ruandesa en la RDC se produjo después del genocidio que comenzó en Ruanda el 7 de abril de 1994 y en el que milicias y soldados hutus asesinaron a entre 800.000 y un millón de tutsis y miembros moderados de su propia etnia.

El Frente Patriótico Ruandés (FPR), encabezado por el actual presidente ruandés, Paul Kagame, entró en Kigali el 4 de julio de 1994 poniendo fin a las matanzas y posteriormente inició una campaña militar en territorio de la RDC para perseguir a través de la frontera a los extremistas hutus involucrados en el genocidio que habían huido al país vecino, conocido entonces como Zaire.

Tras el genocidio y al amparo de la llamada "Operación Turquesa" de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Ruanda (UNAMIR), tropas francesas establecieron una zona de seguridad en el sudoeste ruandés por la que miles de milicianos y soldados hutus y sus familias huyeron al este de la RDC, donde establecieron bases de retaguardia desde las que atacaban las posiciones del FPR.

Según el borrador del informe de la ONU, durante la campaña en el este congolés las tropas de Kagame no distinguieron entre objetivos militares y civiles y realizaron actos que podrían ser considerados como crímenes de guerra y contra la humanidad y de genocidio contra la etnia hutu.

Temas relacionados