Obama anuncia el fin simbólico de las operaciones de combate en Irak

Las tropas estadounidenses se retiran sin haber logrado la ansiada estabilidad del país árabe.

El presidente Barack Obama se dispone a anunciar este martes el fin simbólico de las operaciones de combate del ejército estadounidense en Irak, siete años después de una invasión a la que se opuso, y sin haber logrado la ansiada estabilidad del país árabe.

Obama pronunciará su discurso desde la Oficina Oval de la Casa Blanca, a partir de las 20H00 (00H00 GMT). No será un discurso de victoria, según confirmó ante soldados en Fort Bliss (Texas), a los que agradeció su sacrificio en Irak.

Los soldados estadounidenses y el país entero deben prepararse sin embargo para un "duro combate" en Afganistán, donde Obama apostó por continuar por ahora el despliegue militar.

Su vicepresidente, Joe Biden, pidió por su parte a los líderes iraquíes que aceleren la formación de un gobierno, cinco meses después de haber celebrado unas históricas elecciones.

"Urgimos a los líderes iraquíes a continuar de manera urgente en la formación de un gobierno", dijo Ben Rhodes, asesor adjunto en seguridad nacional a bordo del avión presidencial Air Force One, que llevó a Biden a Irak.

El discurso de Obama, el segundo que realiza de forma solemne desde la Oficina Oval, tiene como objetivo principal dejar atrás uno de los periodos que más ha dividido al país.

"Podemos agradecer a los hombres y mujeres que hicieron un sacrificio tremendo. Podemos sanar heridas", dijo el portavoz presidencial, Robert Gibbs, a la emisora ABC.

"Esta noche lo que escucharán serán los pasos que tenemos que tomar en casa para reforzar nuestra seguridad interna", agregó.

Los efectivos del ejército estadounidense en Irak se situaron debajo de la cifra simbólica de los 50.000 soldados. A partir del miércoles, esos militares tendrán como función "aconsejar y ayudar" al ejército iraquí.

Según el calendario establecido por el propio Obama tras asumir sus funciones, deberán abandonar el país a finales de 2011.

Responsables iraquíes manifestaron su inquietud ante este calendario. Su país sigue siendo objeto de sangrientos atentados atribuidos a Al Qaida.

"El nivel de violencia es cada vez más bajo. Las fuerzas de seguridad iraquíes funcionan bien, incluso mejor de lo que preveíamos", afirmó Obama el domingo a la cadena NBC.

Obama consideró que los iraquíes atravesaban dificultades políticas "naturales en una democracia que arranca", pero reafirmó su optimismo.

El presidente reafirmará también su decisión de aumentar el despliegue militar en Afganistán, donde Estados Unidos triplicó el número de efectivos.

Crítico virulento de la invasión de Irak en 2003 -aunque en la época era solamente senador local- Obama estima en cambio que la guerra en Afganistán sigue estando justificada por el peligro que representa para Estados Unidos la presencia de Al Qaida.

El discurso será también una oportunidad para rendir homenaje a los soldados. Más de un millón de militares estadounidenses pasaron por Irak desde 2003. Unos 4.400 perdieron la vida en ese país.

Obama siempre ha distinguido entre las decisiones políticas que llevaron a la invasión de ese país y la acción de los militares sobre el terreno.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Un segundo referendo sobre el brexit?

¿Quién le pone nombre a los huracanes?