Israel está dispuesto a entregar parte de Jerusalén a los palestinos

Los barrios árabes serían para los palestinos.

El titular israelí de Defensa, Ehud Barak, afirmó que Israel está dispuesto a entregar a los palestinos Jerusalén Este, y que el ataque que el martes costó la vida a cuatro colonos judíos no impedirá la nueva la negociación de paz.

Barak también asegura que las negociaciones directas que se ponen este miércoles en marcha en Washington -las primeras entre ambas partes en casi dos años-, estarán basadas en el principio de "dos Estados para dos naciones".

El objetivo del nuevo proceso de paz, según el ministro israelí de Defensa, es "poner fin al conflicto y a la posibilidad de cualquier reclamación futura", y para ello ambas partes negociaran todos los considerados "aspectos cruciales" del conflicto regional.

Entre esos "aspectos cruciales", Barak cita la seguridad israelí, la delimitación de las fronteras del Estado palestino, encontrar una solución al problema de los refugiados y resolver la disputa por Jerusalén, para muchos el nudo gordiano del conflicto en la región.

"Jerusalen Oeste y doce barrios judíos, donde viven 200.000 personas, serán nuestros. Los barrios árabes, donde viven cerca de un cuarto de millón de personas, serán suyos", dice Barak, que agrega que "un régimen especial regirá en la antigua ciudadela", la parte más disputada de Jerusalén y que alberga el Muro de las Lamentaciones y la llamada Explanada de las Mezquitas.

Incluido el arreglo sobre Jerusalén Este -donde los palestinos exigen fijar la capital de su Estado independiente- el plan expuesto hoy por el ministro israelí de Defensa es muy similar al negociado en 2000 en la cumbre de Camp David, cuando Barak era jefe de Gobierno y que fracasó por su rechazo al regreso de todos los refugiados palestinos desde la creación en 1948 del Estado de Israel.

Sobre el ataque perpetrado ayer por milicianos de Hamas, y en el que murieron cuatro colonos judíos en Hebrón (Cisjordania), el titular israelí de Defensa afirma que "es un incidente muy serio", y considera que es "intento de impedir el inicio de la negociación".

Barak advierte, no obstante, que el ataque "no puede desanimarnos para trabajar por el éxito de las negociaciones de paz".

Según el mediador estadounidense George Mitchell, el proceso de negociación directa que comienza hoy en Washington nace con el propósito de alcanzar un acuerdo de paz en el plazo de un año.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas